18 de enero de 2015 / 01:52 a.m.

Eventualmente, Seattle y Green Bay tenían que cruzarse otra vez.

Después de levantar el telón de la temporada 2014 de la NFL, a inicios de septiembre, parecía inevitable que Aaron Rodgers tendría una segunda oportunidad de lanzar pases hacia la cobertura de Richard Sherman — si así lo quiere. Que Russell Wilson tuviese que esquivar a un Clay Matthews buscando capturarlo. Y que los Packers pudieran tener otra oportunidad de destronar a Seattle y quedarse con el trono de la Conferencia Nacional.

Estos fueron los dos mejores equipos de la NFC durante la segunda parte de la temporada regular, por lo que es lógico que los Packers y Seahawks se midan el domingo por campeonato de la conferencia y el boleto al Súper Bowl.

"Es como debía ser. Y así será ahora", comentó el entrenador de Seattle, Pete Carroll.

No hay que dejarse engañar por sus hazañas recientes, ya que ninguno de los dos equipos la tuvo fácil. Ya sea Rodgers pidiéndole a los aficionados de los Packers que se "RELAJEN" a inicios de la temporada, o Seattle lidiando con las expectativas de ser campeón, junto con el sorprendente canje a media temporada de Percy Harvin, definitivamente no fue un paseo.

"Fue un proceso a lo largo del año", dijo el linebacker de Green Bay, Julius Peppers. "Mejoras semana a semana. Eso es lo más importante que quieres hacer cada semana, mejorar con relación a la semana anterior, y creo que lo hemos conseguido esta campaña".

Green Bay agregó otro obstáculo en la postemporada: la lesión en la pantorrilla izquierda de Rodgers que ha mermado su movilidad. Pero Rodgers demostró la semana pasada en el triunfo de la ronda divisional sobre Dallas que puede hacerlo bien, pasando para 316 yardas y tres touchdowns en la victoria de 26-21.

Ahora Rodgers, afronta su primera cita por el título de la Conferencia Nacional, desde que lo ganara en Chicago en enero de 2011. A eso le siguió un triunfo en el Súper Bowl sobre Pittsburgh.

"Es un equipo distinto", admitió Rodgers. "Creo que quedan menos de 20 muchachos de aquel equipo. Y eso fue hace solo cuatro años. Pero tenemos la confianza de que podemos ganar fuera de casa".

Aquí ciertos aspectos a observar en el intento de Seattle por convertirse en el primer campeón defensor en volver al Súper Bowl en una década.

LA PANTORRILLA: La lesión de Rodgers lo limita de alargar las jugadas antes de pasar, una de sus fortalezas. Su brazo derecho está bien. Rodgers se lastimó durante el partido del 21 de diciembre ante Tampa Bay. Sin embargo ha completado el 74% de sus pases en los últimos tres juegos incluido el triunfo sobre Dallas. El coach Mike McCarthy ha mantenido a Rodgers casi exclusivamente en formación escopeta para ayudar a su limitada movilidad.

Tal vez tan importante para los Packers ha sido el sólido trabajo de la línea ofensiva gran parte de la temporada. El estelar fullback John Kuhn, un excelente bloqueador, ha tenido más acción últimamente. Rodgers necesitará protección de primera línea ante la agresiva defensa de Seattle.

SHERMAN EN SILENCIO: El locuaz y temido Sherman se aburrió cuando Green Bay visitó Seattle para inaugurar la temporada. A lo largo del juego, Rodgers se rehusó a lanzar hacia su lado del campo, explotando la mitad opuesta. Sherman tomó la estrategia de Rodgers como señal de respeto. También lo frustró en un nivel que describió como "12" en una escala del 1 al 10.

"Todo el mundo decía, 'oye, que bien, nadie pasó hacia tu lado''', comentó Sherman. "Pero si eres jugador quieres tener hacer jugadas, sientes que puedes ayudar a tu equipo, quieres ver el balón de tu lado más veces".

Sherman no espera que esta vez suceda lo mismo.

ACTITUD: Los linebackers Matthews y Peppers atraen los titulares y protagonizan las grandes jugadas en la defensiva de los Packers. El lineman Mike Daniels provee la actitud. Una fortaleza al frente, el comportamiento de Daniels fija el tono del partido.

Necesitarán a Daniels y el también lineman Letroy Guion para frenar el máximo posible al físico running back Marshawn Lynch, de modo que los linebackers Matthews y Sam Barrington, y el safety Morgan Burnett, traten de finalizar las tacleadas en el centro. Daniels tiene 14 tacleadas y dos capturas en sus últimos cuatro juegos.

MADURANDO: Cuando Green Bay visitó Seattle en la primera semana, el center Corey Linsley, el wide receiver Davante Adams y el tight end Richard Rodgers debutaban en la NFL. Ahora son parte integral de la ofensiva. Adams fue la estrella en el triunfo de Green Bay sobre Dallas la semana pasada con siete recepciones para 117 yardas y un touchdown.

"Uno espera cierto declive para ellos durante el año, debido a que la temporada universitaria es de 12 o 13 juegos", comentó Aaron Rodgers. "Luego de la pretemporada, al llegar a media campaña, esa es toda una temporada universitaria para ellos, y no lo han resentido".

GRACIAS BUFFALO: Seattle le debe un agradecimiento a Buffalo por albergar el juego del domingo en el CenturyLink Field. La victoria de los Bills sobre Green Bay en la 15ta semana fue la diferencia para que Seattle quedara como primer preclasificado de la NFC. En vez de que Seattle se vea obligado a lidiar con las gélidas temperaturas de Wisconsin, los Packers están por entrar a la olla de presión de los Seahawks, con la seguridad de que serán más ruidosos que en su visita al arranque de la temporada.

AP