18 de diciembre de 2013 / 10:41 p.m.

CIUDAD DEL VATICANO.- Más de dos millones de personas han abarrotado las audiencias generales del papa Franciscoen la Plaza de San Pedro desde su elección en marzo, cuatro veces el número de asistentes a las del papa Benedicto XVI en todo 2012.

El Vaticano dijo el miércoles que había emitido un millón 548 mil 500 entradas para las 30 audiencias generales del miércoles que ha celebrado Francisco desde su elección el 13 de marzo como el primer Papa no europeo en mil 300 años.

Pero dijo que el número real era mucho mayor porque no se necesitan entradas para la sección trasera de la plaza y las calles colindantes, donde se sitúan los que no tienen ticket. El área, en la que caben al menos 20 mil personas, habitualmente se llena durante las audiencias de Francisco.

El Vaticano no facilitó cifras comparativas el miércoles pero las cifras difundidas el 4 de enero mostraron que se emitieron 447 mil entradas para las 43 audiencias generales que el ex papa Benedicto XVI celebró en todo 2012.

El Papa, elegido como la persona del año la semana pasada por la revistaTime, ha atraído a más personas al Vaticano por su estilo abierto, sencillo y amistoso.

Benedicto XVI era más reservado y mucho menos espontáneo.

Francisco ha abandonado parte de la parafernalia que usaban sus predecesores.

Ha prescindido de los espaciosos apartamentos papales en el Palacio Apostólico y ha optado por un pequeño apartamento en una casa de huéspedes y se traslada en un coche normal en vez de la limusina papal.

Francisco ha demostrado ser inmensamente popular por sus declaraciones instando a la Iglesia a acercarse a los pobres, ser más clemente y censurar menos.

El número de asistentes a las audiencias generales a menudo ha superado los 100 mil, obligando a la policía a cerrar el principal boulevard que conduce al Vaticano a acomodar a más personas.

El periódico del Vaticano dijo que Francisco telefoneó a Benedicto XVI para intercambiar felicitaciones navideñas. Benedicto XVI vive en un antiguo convento en el Vaticano y ostenta el título de Papa Emérito.

La prefectura de la Casa Pontificia emite gratuitamente las entradas para las audiencias y otros acontecimientos papales y habitualmente son distribuidas a través de parroquias e instituciones eclesiásticas.

Reuters