12 de agosto de 2013 / 02:21 p.m.

 El papa Francisco expresó ayer durante el rezo del Ángelus dominical su deseo de que los cristianos y los musulmanes se comprometan a promover el “respeto mutuo”, sobre todo a través de la educación de quienes son más jóvenes.

Desde el balcón del Palacio Apostólico en la Plaza de San Pedro, el pontífice argentino —quien, a diferencia de su predecesor Benedicto XVI, pasa el verano en la sede pontificia y no en Castel Gandolfo— quiso tener muy presentes a los “hermanos” musulmanes que recientemente han celebrado el final del mes del Ramadán.

""Quiero dedicar un saludo a los musulmanes del mundo entero, a nuestros hermanos, que hace poco han celebrado la conclusión del mes de Ramadán, dedicado particularmente al ayuno, al rezo y a la limosna"", afirmó Francisco en su discurso.

""Como escribí en mi mensaje para esa circunstancia, deseo que los cristianos y los musulmanes se comprometan a promover el respeto mutuo, especialmente a través de la educación de las nuevas generaciones"", destacó.

EFE