25 de julio de 2013 / 03:01 p.m.

Monterrey • Poco a poco, el Papalote Verde levanta el vuelo. Si bien en los últimos días no se aprecia mayor movimiento en la obra, será en septiembre cuando el museo inicie la última fase de construcción.

Marinela Servitje, desde hace algunos años como presidenta de la empresa Siete Colores, resalta que los trabajos en el museo que se construye en el subsuelo del Parque Fundidora continúan aunque pudiera parecer lo contrario.

Un vistazo a las obras revela el avance. La estructura donde estará la pantalla IMAX está definida, mientras que las diferentes salas del museo ya han sido trazadas.

“Estamos en la etapa final del museo, vamos avanzando aunque lentamente. Sabemos que la campaña se ha alentado pero entendemos que el huracán Alex fue un fenómeno que cambió muchas cosas en Nuevo León””, detalló Servitje vía telefónica.

En efecto, en los últimos meses se ha visto poco movimiento de trabajadores en la construcción, cuyos trabajos iniciaron en 2010.

CERRAR LA CONSTRUCCIÓN

Concebido desde el inicio como un museo verde, el Papalote de Monterrey será un espacio de cinco mil 500 metros cuadrados en el subsuelo de Fundidora, siguiendo el diseño arquitectónico de Iñaki Echeverría, cuya prioridad es la sustentabilidad.

Actualmente se está licitando a la empresa que dará el "cierre" de la construcción, en un proceso que iniciaría en septiembre y culminaría en enero.

"Con esta nueva fase ya quedaría cerrado el museo, según nos han dicho los constructores, ya con techo, rampas y todo. Ya para diciembre veríamos cerrado el museo para en enero comenzar con la parte de los acabados", indicó Servitje.

Además de los trabajos en directo con la obra, el equipo del Papalote trabaja en dar forma a la museografía

"El 90 por ciento de los fondos destinados para la museografía están o cobrados o comprometidos".

A la par de la construcción se continúa con los trabajos para lograr la Certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) Platino.

Suman importantes apoyos

Un importante aporte para la construcción del museo han sido los donativos. Para la siguiente etapa se han unido empresas como Lamosa, Vitro y Ternium, así como otras que entrarán directo al proyecto con aportaciones en especie.

En total, el museo requerirá de un presupuesto cercano a los 310 millones de pesos en total.

"Ya tenemos un porte muy importante de Ternium en lo que significa la varilla. Lamosa nos va dar un apoyo importante en lo que refiere a los pisos y acabados de inmobiliario. Hay buenas noticias porque las empresas de Monterrey ya van a empezar a entrar", apuntó Marinela Servitje.

Para septiembre se emprenderá una nueva campaña de donación dirigida a los ciudadanos de Nuevo León. La respuesta de la sociedad, indica quien por 18 años dirigió el Papalote Museo del Niños, tampoco se ha quedado atrás.

"De repente nos llama gente que ha visto o se ha enterado del proyecto y nos dona 10 mil pesos, es algo increíble".

Por parte de Conaculta el proyecto recibió un monto de 28 millones de pesos para este año. De igual forma, se aseguró que el Gobierno de Nuevo León "no ha cesado su apoyo" al museo.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS