21 de febrero de 2013 / 07:14 p.m.

Un grupo de científicos ha descubierto que los strashlids, una familia de insectos aceptada durante años por los biólogos como los parásitos del dinosaurio, en realidad jamás cumplieron esa función, según publica la revista Nature.

La investigación -dirigida por Diying Huang, del Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing (China)- desmonta la creencia sostenida durante años de que estos insectos se habían alimentado de los pterosaurios y dinosaurios con plumas.

""La realidad es que de hecho no tuvieron nada que ver con ellos"", reconoció Huang, que justificó el error en la fisonomía de los strashlids, a los que definió como "los insectos más enigmáticos" que existen.

Este tipo de mariposa vivió en el Jurásico medio en China, aproximadamente hace 165 millones de años, y su boca -adaptada para succionar- junto con sus patas traseras, que facilitaban la adhesión a animales plumíferos, hicieron que erróneamente se les calificara de parásitos.

""Pero en realidad esas partes de la boca eran vestigiales (habían perdido su función) y sus patas traseras desempeñaban una tarea meramente sexual"", explicó Huang, cuyo equipo cree ahora que se trata de mariposas acuáticas o anfibias.

Esa es la explicación que le otorgan a sus especiales características físicas, que indican además que son ""un caso único de paedomorfismo"", esto es, la retención de elementos biológicos juveniles dentro de un organismo sexualmente maduro.

Para identificar todos estos elementos, el equipo de Huang trabajó con especímenes fosilizados que se conservan en China, a los que realizaron pequeñas incisiones para luego estudiar, a través del microscopio, si presentaban similitudes con otras especies de mariposas.

Con el descubrimiento se resuelve, además de un error de décadas, uno de los mayores misterios referidos a la biología evolutiva de estos insectos, que son familia de algunas especies existentes en la actualidad en Japón o Canadá, como la Nymphomyiidae.

— EFE