2 de julio de 2013 / 01:34 p.m.

 Un estudiante búlgaro y su marido estadunidense se convirtieron en la primera pareja homosexual a la que aprueban su solicitud de residencia permanente, después de que la Corte Suprema falló sobre la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por su sigla en inglés), dijo su abogado.

Traian Popov permanece en el país con visa de estudiante y no podrá trabajar ni visitar a su familia durante seis meses mientras se procesa la tarjeta verde. Y su boda con Julian Marsh en Nueva York no será reconocida en Florida, donde viven.

""Es increíble cómo te impacta... Te hacen sentir cada vez más como un ciudadano de segunda clase y que no te quieren. Y es así como me siento en la Florida"", dijo Marsh.

Dos días después que la Corte Suprema revocara la disposición de una ley federal que negababeneficios federales a las parejas casadas del mismo sexo, Marsh y Popov fueron notificados de que su pedido de residencia había sido aprobado por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración.

El Departamento de Seguridad Nacional no pudo confirmar si este es el primer caso. Pero el abogado de la pareja, Lavi Soloway, dijo que la organización contra la DOMA ha presentado cerca de 100 solicitudes de tarjeta verde para parejas del mismo sexo desde 2010 y espera que haya más aprobaciones.

El fallo de la Corte Suprema es claro para las parejas del mismo sexo que viven en los 13 estados que reconocen esos matrimonios, pero para parejas como Marsh y Popov, que viajaron a otro estado para casarse, la más reciente victoria tiene un sabor agridulce.

""Nos gustaría que nuestro matrimonio sea reconocido en todos los estados"", dijo Popov. ""Queremos el reconocimiento civil.""

Los votantes de la Florida aprobaron en 2008 una enmienda constitucional que prohibió los matrimonios gay, y requerirá la aprobación de 60 por ciento de los votantes para revocarla si es puesta a votación.

Popov y Marsh se conocieron en la fiesta de un amigo común en 2011 y comenzaron a salir juntos.

""Realmente nos gustamos uno al otro y supe que él era el hombre con quien yo quería estar"", dijo Marsh.

Seis meses después le pidió a Popov que se mudara con él y en el 2012 se casaron en Brooklyn, Nueva York.

Popov, que busca una maestría en Ciencias Sociales, pudo permanecer en Estados Unidos mientras estaba en la universidad.

Cuando se graduó debió haber salido del país si no hubiesen revocado la DOMA.

""Quise quedarme con él para siempre en el país que escogimos estar"", dijo Marsh.

La pareja quería quedarse en Fort Lauderdale, donde viven con sus dos perros Yorkshire. Por eso apelaron contra la DOMA para detener las deportaciones y separaciones de parejas gay.

AP