GERARDO SUÁREZ
10 de julio de 2015 / 02:33 p.m.

Alexander Mejía parece que volvió a sonreír. El ‘Capo’ reveló que el semestre con Rayados no fue nada agradable, al grado que hasta su familia lo padeció, esto durante su presentación como refuerzo del Atlético Nacional.

El volante colombiano fue cedido por un año sin opción de compra con la posibilidad de que regrese a México en diciembre si el Monterrey lo considera prudente. Obviamente, al mediocampista esta idea parece no agradarle del todo.

“Yo me quisiera quedar más pero hay condiciones. Estaré un año por ahora”, expresó Mejía, quien agregó que estuvo dispuesto a sacrificar en lo económico para intentar reponerse anímicamente.

“No me sentí cómodo al igual que mi familia, pasamos dificultades. A veces lo económico no es todo. Tomo la mejor decisión de volver a Nacional para darlo todo y retomar el nivel con el que me fui hace seis meses”.

Para el internacional ‘cafetalero’, la clave de la irregularidad radicó en el cambio de técnico que tuvo el equipo a mitad de temporada. A esto se le agregó la falta de adaptación, algo que también padeció el delantero Yimmy Chará.

“Nos llevó otro técnico y el técnico nuevo no nos tuvo en cuenta. Sabía que no iba a seguir en Monterrey.

“Es difícil adaptarse teniendo pocos minutos. Primera vez que me pasaba, pero de esto se aprende A Rayados llegó un técnico nuevo, con otra propuesta y decidió no contar con nosotors (él y Chará)”, comentó el ‘Capo’, quien agregó que tenía ofrecimientos de otros clubes, incluyendo el Viejo Continente.

“Tenía ofertas de México e Italia pero regreso a Nacional por todo lo que han hecho por mi. Uno debe estar donde se siente cómodo y con ganas de trabajar, por eso vine a Nacional”.

Mejía en su presentación