12 de marzo de 2013 / 03:17 p.m.

El problema de la pederastia preocupa a una mayoría de mexicanos que considera que son ciertos los abusos cometidos por algunos sacerdotes y saben de su existencia.

En tanto que sólo una minoría de feligreses confía en que esos casos no serán un problema para el nuevo Papa, que será elegido en el cónclave que comenzará este día en la Capilla Sixtina del Palacio Apostólico del Vaticano.

La pederastia es un problema que ha enfrentado desde hace algunos años la Iglesia Católica, y los escándalos provocados por varios sacerdotes que abusaron de menores de edad en todo el mundo está presente en 80 por ciento de los mexicanos.

De ellos, 68 por ciento piensan que son casos reales y 35 por ciento opinan que con el futuro pontífice el problema será menor, revela una encuesta de Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

Para 60 de cada 100 consultados y que se identificaron como cercanos al catolicismo, esos casos son evidentes; idea que es compartida por más de 68 por ciento de la población en general.

En contraste, 12 de cada 100 entrevistados señalaron de manera categórica que las denuncias no son verdaderas; mientras que casi 10 por ciento guardaron silencio.

El trabajo de GCE/Kaleydoscopio.mx expone que ocho de cada 10 entrevistados aseguraron que estos casos registrados en México y Estados Unidos eran conocidos y sólo 19 dijeron que no.

Indica que ocho de cada 10 participantes mencionaron que tienen cercanía con la fe católica; en tanto que por sexo hay ocho hombres por cada siete mujeres que saben del problema.

A la pregunta "¿Usted cree que con la renuncia del Papa Benedicto XVI y la llegada de un nuevo pontífice el problema de pederastia será menor o mayor?", 35.8 por ciento fueron optimistas al responder que las cosas mejorarán.

Otros 22.1 por ciento tienen la idea de que todo seguirá igual, 13.8 temen que serán más los casos y 28.3 por ciento de los interrogados mencionaron que no saben qué pasará.

El estudio de GCE realizado tras la renuncia de Joseph Ratzinger al ministerio petrino muestra que más de la mitad de los consultados confesó que se siente cercano a la religión católica, mientras que menos de una décima parte dijo que lo es al cristianismo, y en un punto porcentual coincidieron los agnósticos y los Testigos de Jehová.

Al tocar el tema de la renuncia del Papa Benedicto XVI, el estudio de Gabinete de Comunicación Estratégica descubrió que es aprobada por más de la mitad de los mexicanos.

Del total de sondeados, 75.3 por ciento piensan que es válido que al sentirse sin fuerzas para conducir a la Iglesia, el Obispo de Roma deje el cargo, determinación que no avala 18.4 de la sociedad.

En ese sentido, 38.8 por ciento de los mexicanos contestaron que están muy de acuerdo con la renuncia de Ratzinger, frente a 28.9 que rechazan la decisión, 11.6 están algo en desacuerdo con ella, 6.7 la repudian y 4.4 por ciento no toman partido.

Por cada 42 hombres de 100 que están muy de acuerdo con la renuncia, hay 36 mujeres; de esa última cifra, 32 están algo de acuerdo con la salida de quien fuera el Vicario de Cristo del 19 de abril de 2005 al 28 de febrero de 2013, lo que comparten 26 varones.

Respecto de la información que generó la renuncia del Santo Padre en el mundo, México no fue la excepción y 84.9 por ciento de la población se enteró de ella, un porcentaje superior a la de los que se confiesan más cercanos al catolicismo: 82.5 por ciento de los encuestados.

Notimex