10 de enero de 2013 / 04:20 a.m.

El artista presentará su exposición 'La novia loca', 15 imágenes de gran formato hechas con una técnica que él denomina fototextil. Inaugura muestra el 16 de enero en el Cenart.

Ciudad de México • La ceguera nunca ha sido un impedimento para que Pedro Miranda (Salina Cruz, 1982) sea fotógrafo. Desde niño fue un enamorado del arte. Aunque no sabe cuál fue el momento en el que decidió ser fotógrafo —antes de quedarse ciego empezó a vivir como tal: a los 13 años tuvo debilidad visual, a los 15 debilidad visual profunda y entre los 16 y 17 ceguera—, en un viaje a Oaxaca, para visitar a sus abuelos, una de sus tías lo invitó a ir al DIF para conocer la vida de los ciegos.

En ese momento decidió quedarse definitivamente en la capital de Oaxaca. Su primer trabajo, a los 17 años, lo obtuvo en la biblioteca Jorge Luis Borges del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), espacio para ciegos que curiosamente se encuentra en el interior del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo.

En el lugar conoció a muchos fotógrafos. Y su acercamiento a esta disciplina inició como modelo de ellos, dice en entrevista con MILENIO.

Invitado por el Centro Nacional de las Artes (Cenart) para presentar la exposición La novia loca, a partir del 16 de enero, a Pedro le gusta esta disciplina porque quiere captar las narrativas que cada imagen le permite crear y en las que registra los acontecimientos que le llaman la atención.

¿Cómo aprendiste a tomar fotografías?

Tengo la misma capacidad que otras personas. Conozco la mecánica de las cámaras. Cualquiera puede y sabe tomar fotos. Si vas a talleres te enseñan a afinar tus sentidos. Tomo imágenes como tú o cualquier persona. Utilizo todo tipo de cámaras: Leica de 120 milímetros, de 35 milímetros, automática, Réflex, manual, digital. La que me gusta más es la Réflex manual, pero en comparación con las cámaras digitales tiene algunas desventajas, sobre todo económicas: con una cámara análoga, si no te gusta la imagen que tomas desperdicias el negativo; en cambio, en la digital borras la imagen y ya.

Ahora bien, como toda persona hace cuando compra un equipo, le dedico tiempo a estudiarlo y explorarlo. En esto me suele ayudar algún amigo o incluso la persona que me vende la cámara, quien me explica cuáles son los botones y funciones que ésta tiene. En la actualidad, con los celulares que ya tienen integradas cámaras, tomar una imagen es mucho más fácil, porque, por ejemplo, los programas de voz que manejan algunas marcas de celulares te dicen el porcentaje de zoom que tienes, si la foto está encuadrada, si es horizontal o vertical.

¿Qué tan importantes son los otros sentidos en la fotografía?

Son importantes. Pero el hecho de ser ciego permite que uno conozca mejor sus otros sentidos. En la actualidad estamos muy inmersos en la cuestión audiovisual; esto limita el tacto, el olfato y el gusto, sentidos, que por otra parte, he desarrollado de mejor forma en mi carrera artística.

¿Quién es La novia loca?

En Oaxaca hay una comunidad que se llama San Raymundo, donde hay una iglesia abandonada. Los pobladores del sitio cuentan distintas leyendas, entre ellas que la iglesia se derrumbó en un sismo y una pareja que se estaba casando murió. Se supone que la novia sale todas las noches recorriendo el lugar y buscando al amor de su vida. La exposición cuenta con 15 imágenes de gran formato en una técnica que llamo fototextil, porque es una fotografía cortada a renglones de un centímetro por ancho rearmada en un textil hecho con un telar de bastidor. En esta muestra manejo dos técnicas para hacer una sola pieza: la fotografía y el textil tradicional de Oaxaca.

EMILIANO BALERINI CASAL