REDACCIÓN
14 de noviembre de 2014 / 12:52 a.m.

Gillles Yapi-Yapo, jugador del Zurich, pasa por una de sus peores etapas como futbolista. Una lesión de gravedad ocasionada por Sandro Wieser le produjo una rotura del ligamento cruzado anterior y de ligamento interno, daño grave en el cartílago, rotura de menisco y de rótula.

El marfileño con dicha lesión ha puesto en riesgo su continuidad como profesional.

"Pensé en suicidarme", confesó el jugador de 32 años en un video difundido por la iglesia evangélica a la que asiste.

"Pecados, perversión, sexo y pornografía. Llegó un momento en el que era esclavo de todas esas cosas", agregó. También dijo en dicho video que una persona cercana al él lo introdujo en el mundo del ocultismo, situación que "empezó a empeorar".

"Entré en una depresión, perdí unos 200,000 euros e incluso llegué a pensar en el suicidio. Sólo cuando me pidieron que sacrificara a mi hijo para salvarme entendí que había llegado demasiado lejos y entonces renací y salí de aquella crisis personal", continuó.

El futbolista africano ahora entrega su vida a la religión. "Dios ahora es mi presidente, Cristo es mi director deportivo y el Espíritu Santo es mi entrenador", finalizó.