REDACCIÓN
23 de septiembre de 2014 / 01:15 p.m.

Hay muchos jugadores que tratan de engañar a los árbitros cada vez que pueden en busca de un penal, pero lo que hizo el alemán Benjamín Siegert no tiene comparación y podría ser considerado el peor "clavado" en la historia del futbol.

Sucedió durante el partido de la Tercera División del futbol de Alemania, cuando el equipo de Siegert, Münster enfrentaba al Sonnenhof Großaspach.

En una jugada en la que buscaba dejar atrás a un defensor y enfilarse al área rival, Siegert iba luchando cuerpo a cuerpo con el defensor Josip Landeka, y tras ser derribado por una carga legal, se paró y para sorpresa de todos los asistentes al partido, inexplicablemente dio un salto hacia atrás.

Este movimiento lo hubiera envidiado hasta el mismísimo clavadista Jahel Castillo o cualquier gimnasta de alta competencia.

Lo más raro fue que ni el árbitro ni el asistente le llamaron la atención o lo amonestaran por tratar de engañarlos.