RAFAEL RIVERA
26 de octubre de 2014 / 09:40 p.m.

 

El empate 0-0 entre el Bayern Munich y el Borussia Mönchengladbach, en la más reciente jornada de la Bundesliga, provocó una gran polémica debido a las acciones de Pep Guardiola.

El estratega de los campeones de Alemania protestó de manera enérgica a la cuarta asistente arbitral, a lo largo del partido, destacando los minutos finales del encuentro.

Guardiola ofreció su mano, de manera sarcástica, a la silbante al término del encuentro.

Hasta el momento, las autoridades del balompié germano no han anunciado ninguna media ante esté incidente.