10 de marzo de 2013 / 02:57 a.m.

Ciudad de México • Un pequeño terrier de nombre Milo se ha convertido en los ojos de su compañero Eddie, un labrador negro de 7 años que perdió la vista por completo hace algunos meses en la ciudad de Cardiff, Reino Unido.

Antes de Eddie se quedara ciego, ambos cachorros jugaban a perseguir a los juguetes del perro, pero ahora Eddie se basa en Milo para comer, jugar y pasear por el bosque sin que el labrador se extravié y ambos regresen sanos y salvos a casa.

Baker-Stedham, la dueña de ambas mascotas declaró para medios locales que la ceguera del can se aceleró el año pasado de manera irreversible, por lo que el pequeño terrier aprendió rápidamente a tirar suavemente de Eddie para guiarlo: “Milo asumió el papel de su perro de asistencia sin entrenamiento alguno”,aseguró la mujer de 45 años.

Además, Milo lleva cascabeles en el cuello para que Eddie lo siga a todas partes. Si Eddie se aleja, el pequeño va en su búsqueda.

El can realmente se preocupa por su amigo y pasan el tiempo juntos, “sin Milo, Eddie se perdería…”, afirma la dueña de ambos canes que además asegura que la amistad entre los animales es relación maravillosa y mejora la calidad de vida de Eddie, ya que su ceguera es incurable.

A través de YouTube, la dueña y diversos usuarios han compartido videos de cómo es la convivencia entre ambos caninos.

GLOW MURATA