14 de abril de 2014 / 02:10 p.m.

Y es que aunque los felinos han aflojado notablemente en la parte final del torneo en donde tendría que ser lo contrario, los dirigidos por Ricardo Ferretti aun tienen la velita encendida llamada liguilla y se encuentran a un juego de la zona de calificación.

La realidad es que aunque solo están a tres puntos, ya solo quedan dos encuentros en el clausura 2014 por lo que necesariamente Tigres para aspirar a una combinación de resultados que les de la calificación, por lo pronto ellos requieren hacer su tarea y ganar los próximos dos partidos.

Por el torneo que ha hecho Tigres no quedaría en ningún momento sentir algún partido a modo o ganable, pero verdaderamente el par de partidos que le quedan a los del Tuca lucen alcanzables para poder sumar las seis unidades y esperar que haya suerte.

El próximo sábado los auriazules enfrentarán a los Panzas verdes del León, pero se enfrentarán a unos esmeraldas que estarán de cuerpo en la cancha del Nou Camp pero con su mente en la Copa Libertadores de America.

Los de Gustavo Matosas arrancarán su serie de octavos de final de la Copa Libertadores a media semana ante el Bolívar de Bolivia en casa en donde pondrán toda la carne al asador, por lo que es un secreto a voces que ante Tigres saltarán con cuadro alterno, máxime que después del encuentro ante los de San Nicolás tendrán que estar al cien para la vuelta ante Bolívar que será la siguiente semana en Bolivia.

Ante esas circunstancias y pensando que Tigres solo tiene la mente en la Liga, todo indicaría que los universitarios tienen todo para aprovechar el momento y robarle tres puntos que serían valiosísimos para seguir soñando con calificar en el clausura 2014.

Ya para el cierre de campeonato, los del Tuca se enfrentarán a los Zorros del Atlas en el volcán y aunque seguramente ya llegarán salvados del descenso a esas alturas, la realidad es que los rojinegros han sido clientes los últimos años cuando visitan el volcán.

Atlas solo ha ganado uno de sus últimos siete partidos en el estadio universitario y su última victoria fue hace ya cuatro años en el Bicentenario 2010, al estar salvados de la quema del descenso podría venir una relajación en el cuadro de Tomas Boy y esa podría aprovecharla Tigres.

En síntesis, Tigres aún no está muerto, no depende de sí mismo pero sería muy probable que ganando sus dos partidos restantes pueda rasguñar y alcanzar un boleto a la liguilla, lo complicado y la tarea será ganar ambos partidos restantes del campeonato.

LO QUE LE QUEDA...

Jornada Fecha16 León – Tigres 19/04/201417 Tigres – Atlas 26/04/2014