21 de marzo de 2014 / 01:19 a.m.

En su país las familias se han alejado de los estadios. La violencia y la pasión desmedida no permiten que dos aficionados de distintas playeras disfruten del futbol. Pero estos extremos aún no han llegado a México.

Por ello, el zaguero de Atlas Facundo Erpen cree que los tapatíos son afortunados, ya que pueden asistir al Jalisco y disfrutar de su Clásico.

El defensor rojinegro, en nombre de sus compañeros, hace un llamado para que seguidores atlistas y del Rebaño sean partícipes de la fiesta del futbol, que sientan la rivalidad y pasión, pero que olviden por completo las agresiones.

"El mensaje nuestro como actores de la película es que daremos un espectáculo, que ellos vayan a ver el juego, alienten a su equipo, que no haya violencia. Sé que en estos escenarios es normal (las riñas), pero no tiene que ser diario, uno pretende que su equipo gane pero no tiene ser de esa manera. Yo espero que no pase eso, que vayan a disfrutar el partido y nadamás.

"En Clásicos suele suceder eso, más con equipos que están metidos en el tema porcentual, en ellos se manifiesta más, pero nosotros como padre de familia nos interesa la seguridad de nuestra familia, a veces ellos no han ido a la cancha por razones de seguridad, pero esperemos que en este partido no suceda, vayan a disfrutar del Clásico", externó.

Erpen sabe que ambos cuadros se juegan mucho este sábado: está de por medio el orgullo y tres puntos que los pueden acercar a una posible Liguilla.

"Este Clásico tiene diferente que tanto Atlas como Chivas están con problemas en la porcentual, donde significa mucho una franquicia, eso quiere decir que cada partido querrá ganar el partido para asentarse en el tema del campeonato porque una victoria para cada uno los acerca a la Liguilla, sana el tema porcentual. Este Clásico es muy parejo por cómo llega cada uno, a diferencia de los anteriores que me han tocado jugar

Con más de dos años enfundado en la casaca rojinegra, el argentino siente a flor de piel el Clásico y las ganas por vencer a Chivas. Aseguró que en este duelo ningún futbolista puede guardarse algo.

"He jugado varios Clásicos, se viven lo mismo, a veces no son bien jugados, se hacen juegos trabados porque la afición te da ese aliento para llegar a las pelotas, de ganar el mano a mano.

Capaz que no se juega un buen duelo, pero las ganas deben estar presentes, pero en los Clásicos se da el extra".

Erpen espera un Clásico de poder a poder. Cree que ambas escuadras tienen argumentos para dañar al rival.

"Chivas es un equipo muy dinámico, que corre mucho, que tiene personas jóvenes que saben desequilibrar, tienen gente de nombre como De Nigris, Bravo, Rafa Márquez, tienen potencia, pero ellos deben saber que somos un equipo que estamos creciendo".

BRAVO SE GANÓ EL RESPETO DE PROPIOS Y EXTRAÑOS

Uno de los hombres que generará morbo en el Clásico Tapatío es Omar Bravo. En 12 meses pasó de la camiseta de Atlas a la de Chivas. Facundo Erpen reconoce que el mochiteco mostró un gran temple ante las críticas y amenazas que recibió.

"Sabemos lo que fue Omar (Bravo) en el año que estuvo acá, es un hombre que lucha dentro del campo, se brinda en cada juego. Omar tiene una carrera admirada con lo que ha hecho en el futbol local y exterior. Si él está va a tratar de ganar, él siempre quiere ganar.

"El primer torneo para él fue muy difícil, todos los aficionados lo criticaban, pero nunca habló de más, siguió con su trabajo, lo hizo muy bien junto con el equipo donde se llegó a la Liguilla. Es un futbolista que trabaja mucho y eso hizo que se ganara la admiración de la gente".

RIGOBERTO JUÁREZ