16 de octubre de 2014 / 12:48 p.m.

Una prima de la modelo Reeva Steenkamp, la difunta novia del atleta Oscar Pistorius, pidió hoy que el corredor vaya a la cárcel por la muerte de la joven, durante el cuarto día de la vista sobre la sentencia al deportista que se celebra en el Tribunal Superior de Pretoria.

"Creemos que si alguien quita la vida a una persona, dispara tras una puerta a una persona desarmada... Debe recibir un castigo suficiente", dijo Kim Martin, prima hermana de la modelo, en referencia a la pena que, a su juicio, debería imponerse a Pistorius tras haber sido declarado culpable de homicidio por matar a tiros a su novia.

Llamada a declarar por la acusación, Martin resaltó la necesidad de "enviar un mensaje" a la sociedad con la imposición de una sentencia dura por parte de la jueza, Thokozile Masipa.

La familiar de Reeva, en este sentido, rechazó que la pena propuesta por los expertos llamados a declarar por la defensa -arresto domiciliario y trabajos sociales- sea adecuada para la magnitud del delito.

Martin también declaró que no cree que Pistorius vaya a recibir un trato inhumano si finalmente va a la cárcel, como esgrime la defensa, que afirma que las cárceles sudafricanas carecen de infraestructuras adecuadas para discapacitados como el atleta, que tiene las dos piernas amputadas por un problema genético.

El fiscal, quien llamó a declarar a continuación al director de autoridades penitenciarias, podría utilizar la declaración de la prima de Reeva para solicitar una pena dura para el velocista.

La ley sudafricana prevé penas que van desde una multa y la libertad vigilada a un máximo de 15 años de cárcel para el delito de homicidio cometido por Pistorius, según la jueza.

La magistrada Masipa fijará la pena para el deportista tras escuchar a todos los testigos y expertos llamados a declarar por las dos partes, previsiblemente mañana.

Pistorius mató a tiros a Steenkamp a través de la puerta del baño de la habitación que compartían en la casa del corredor en Pretoria, la madrugada del 14 de febrero del año pasado.

La jueza aceptó la versión del atleta, según la cual disparó al confundir a su novia con un intruso, y consideró que el acusado no podía prever la muerte de la persona que se hallaba en el retrete.

Esta decisión evitó a Pistorius, de 27 años, la condena por asesinato, pero la jueza cree que el velocista actuó con negligencia al disparar contra la amenaza percibida en lugar de buscar otras alternativas, como pedir auxilio.