13 de marzo de 2013 / 07:29 p.m.

Mérida • Bajo el convencimiento de que toda legislación es perfectible, pero en especial ante la necesidad de hacer modificaciones por los vacíos con los que se ha aplicado desde su promulgación, en 2008, algunos de los integrantes del llamado grupo de reflexión de la ley del libro llamaron a impulsar cambios que permitan el adecuado uso de una norma que ha tenido “"una aplicación sumamente difícil"”.

En el marco de la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán (Filey 2013), Henoc de Santiago, Juan Luis Arzoz y Marcelo Uribe se pronunciaron por retomar la Ley de Fomento al Libro y la Lectura y, en caso de ser necesario, plantear modificaciones.

“"Hay un sentimiento colectivo de que no se sabe qué pasó con la ley. Lo que hay que hacer es retomarla, proponer algunas modificaciones, sobre todo en el capítulo de sanciones, pues siempre se planteó que la ley del libro era perfectible"”, aseguró De Santiago, en su momento director de la Red de Librerías Educal y, en la actualidad, director del Museo del Estanquillo.

Desde la perspectiva de Marcelo Uribe, director de Editorial ERA, resulta evidente que la ley ha tenido, por las modificaciones que se le hicieron de último minuto, una aplicación sumamente difícil, porque al plantear que se aplica sólo a unos libros y a otros no, creó una confusión dentro del medio librero.

“Es muy claro que en los países que tienen leyes del precio único no dejan abiertas rendijas: Francia, España, Alemania, Dinamarca u Holanda, países altamente competitivos y que han tenido una experiencia muy favorable en cuanto al comportamiento del precio general de los libros, que se coloca por debajo de la inflación, y el índice de librerías per cápita.

“"En nuestro país no ha sucedido eso, porque las modificaciones que se introdujeron a la ley no han permitido una aplicación eficiente, siendo el principal defecto técnico la ausencia de sanciones o sanciones sumamente complejas de aplicar."”

Lo más importante es destacar que la ley está pensada para el consumidor, para favorecer al lector, democratizar el acceso al libro y promover la lectura, se trata de una legislación que subraya la necesidad de una mayor competencia en el libro, "“nadie es castigado por comprar en una librería pequeña, todo mundo puede comprar en cualquier parte con la confianza de que puede comprar a precio justo"”, aseguró Marcelo Uribe.

En el acto se hizo el llamado para retomar la ley, hacer una evaluación y proponerlo de nuevo al congreso, aunque no hay una fecha para ello.

JESÚS ALEJO SANTIAGO