17 de octubre de 2013 / 12:11 a.m.

Ciudad de México.- La XIII Feria Internacional del Libro (FIL) de Ciudad de México se inauguró hoy en un país en el que la cultura puede ser "un punto de encuentro" para el diálogo y la "reconstrucción social", dijo la escritora mexicana Ana Clavel.

La FIL de la Ciudad de México, en la que participarán unos 208 escritores y 350 sellos literarios, se inauguró con la entrega del Premio Iberoamericano de Novela "Elena Poniatowska", que ganó Ana Clavel con su obra "Las ninfas a veces sonríen".

La escritora, nacida en 1961 en esta capital, comentó hoy en su discurso que "la cultura puede ser un punto de encuentro y una convocatoria al diálogo verdadero".

En un país "donde cada vez caben menos las metáforas" y donde "avasalla la realidad de la incertidumbre y la violencia, con diferencias sociales y económicas tan marcadas", la autora pidió a las autoridades que no recorten en programas de difusión y apoyo a la cultura.

"Reducir su presupuesto sería sacrificar aún más a un país herido que precisa encontrar en sus dirigentes una señal clara de voluntad para la reconstrucción social, más allá de intereses políticos y económicos", advirtió la escritora.

Esta feria del libro, en la que se realizará un homenaje al escritor y traductor mexicano Carlos Montemayor, estará abierta hasta el 27 de octubre en el Zócalo, junto al centro de acopio en favor de los damnificados por los huracanes "Ingrid" y "Manuel", y ofrecerá dos ventas nocturnas el 18 y 25.

La secretaria de Cultura, Lucía García Noriega y Nieto, inauguró la feria "con el propósito de cubrir la mayor cantidad posible de territorio y llegar a comunidades con poco acceso a la oferta cultural" y "fomentar el deseo y el gusto por la lectura", una responsabilidad del gobierno y un derecho de los ciudadanos, dijo.

García Noriega anunció que la Institución de Cultura "generará una oferta de lectura de calidad mediante la tecnología digital", con la cooperación del Sistema de Transporte Colectivo Metro, la UNAM y el Fondo de Cultura Económica, según un comunicado del gobierno del Distrito Federal.

En la inauguración, en la que también estuvo el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, Ana Claves se reivindicó a manera de juego y de seña de identidad como escritora más que como mujer, y apuntó a la escritura y el arte como "uno de los pocos espacios de libertad íntima y auténtica".

La también autora de "Fuera de escena" (1984) y "Los deseos y su sombra" (2000), entre otros títulos, recordó que ha sido tildada de escritora erótica, poco feminista y políticamente incorrecta por hablar de temas como el deseo del incesto.

Sin embargo, aclaró que también varios lectores le han agradecido hablar del deseo masculino, aunque no sea "fácil que la gente se atreva a plantarse sin trepidación ante un espejo literario para examinar sus propios sentimientos enjaulados".

EFE