— GUSTAVO MENDOZA LEMUS
1 de mayo de 2013 / 02:18 p.m.

Lo que fue el decomiso más importante de piezas fósiles en la historia de México terminó siendo el fallo más relevante que ha perdido el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Esto porque a los afectados Luis Cepeda Villarreal y Leticia Pérez obtuvieron a favor el Amparo 256/2012 donde se acredita que el Ministerio Público ""carecía de razones y fundamentos para retener los bienes muebles asegurados (…) bajo el argumento de que eran propiedad de la Nación"".

Es decir, 389 fósiles incautados al negocio Mundo Prehistórico en el 2006 debido a una denuncia presentada ante la Procuraduría General de la República.

El fallo es histórico –dicen los afectados- pues se demostró que la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas es “letra muerta” pues no existe la Declaratoria Presidencial que prohíba comercializar con dichos bienes.

""La averiguación previa estaba mal fundamentada desde el principio, no existían elementos para poder determinar que ellos incurrían en un ilícito al comercializar estas piezas. La Ley establece que para considerar los monumentos históricos tiene que haber una declaratoria presidencial, cosa que no hay"", expuso el abogado René Aguayo Gallegos.

En el 2006 el Ministerio Público adscrita a la PGR estatal –junto con la delegación estatal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)- actúo contra el negocio Mundo Prehistórico, donde se comercializaban piezas fósiles a precios de 60 hasta 300 mil pesos.

Tres Años después, el propio INAH anunció el resultado de la catalogación de lo que ellos denominaron el ""decomiso paleontológico más importante de México”".

Como resultado se registraron restos de mamut, dinosaurio, camello, caballo, tiburón, mastodonte, amonites trilobites, peces, rosas del desierto y ámbar.

""El ministerio público está obligado a devolver las piezas ya que la averiguación previa estaba en reserva. Lo que debería hacer el INAH es establecer muy bien y definir cuáles son las áreas que se deben proteger con una declaratoria del presidente. Ellos deben hacer su trabajo"", acusa el abogado.

""Fue devastador""

Han sido poco más de seis años complicados para la familia de Luis Cepeda Villarreal. Se les tachó de traficantes y de contar con un negocio ilegal.

Sin embargo, la resolución del amparo otorgada por el Tribunal Colegiado indica que las piezas fósiles deberán serles devueltas toda vez que jamás incurrieron en un delito.

Con el fallo a su favor, Luis Cepeda –originario de Parras, Coahuila pero avecindado en Monterrey- reafirmó que desde un comienzo tuvo razón y jamás cometió un delito.

""Nosotros estudiamos mucho antes de poner el negocio, consultamos con abogados y se concluyó que la venta era legal pero después de esto nos destruyeron, fue devastador"", comenta en entrevista telefónica.

Cepeda Villarreal es de la idea que el patrimonio paleontológico de México puede ser comercializado, para que el público en general pueda tener acceso y no sea material exclusivo sólo para los paleontólogos.

""Ni siquiera tenemos buenos museos, en Nuevo León no hay museos de paleontología. Yo quería que lo compartiéramos, que fuera un negocio pero que se compartiera con toda la gente"".

Después de la exhibición pública a partir del decomiso efectuado por la PGR y el INAH Nuevo León, la vida fue complicada para la familia propietaria del negocio.

""ueron siete años de vergüenzas, nos tuvimos que cambiar de casa por todas las críticas de los vecinos, los que eran amigos se fueron"”.

Una vez que el Ministerio Público se vea obligado en devolver el lote de 389 piezas Luis Cepeda no planea volver a comercializar estas piezas. Continúa con su misión de que este patrimonio sea visto por todos los mexicanos, aunque ahora en un museo.

""Sería capaz de donar las piezas a una de las universidades de la ciudad, al gobierno estatal o federal. Yo quiero que lo vea la gente, no el INAH yo no quiero saber nada de ellos"".

Letra muerta

En opinión del abogado René Aguayo Gallegos, la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas es “letra muerta” porque no se cuenta con una declaratoria presidencial.

""No hay la declaratoria del Ejecutivo Federal, entonces es letra muerta esa disposición porque no le da actualidad al no existir esa declaratoria"".

Cuando se presentó el resultado de las investigaciones al lote de fósiles, en ceremonia efectuada en enero del 2009 en el Museo Regional “El Obispado”, el entonces presidente del consejo de paleontología Joaquín García Barcenas explicó que la legislación en materia de fósiles en México está atrasada.

""El problema es que la Ley contempla de igual forma a los monumentos que a lo paleontológico. Se ha revisado a nivel mundial y no existe una ley de fósiles con la cual basarnos"", dijo a MILENIO.

CLAVES

La resolución del amparo 256/2012 por el Primer Tribunal Colegiado, con fecha del 11 de abril del presente año estableció que ""el Ministerio Público carecía de razones y fundamentos para retener los bienes muebles asegurados (…) bajo el argumento de que eran propiedad de la Nación"".

Las delegaciones estatales de la PGR y el INAH actuaron sobre el negocio Mundo Prehistórico logrando incautar un lote de 389 piezas fósiles en el 2006.

La investigación realizada por las arqueólogas Araceli Rivera y Felisa Aguilar determinó que se trataban de fósiles de mamut, dinosaurio, camello, caballo, tiburón, mastodonte, amonites trilobites, peces, rosas del desierto y piezas de ámbar.