24 de marzo de 2014 / 04:47 p.m.

Los neumáticos P Zero naranja duro y el blanco medio, los dos compuestos más duros de la gama Pirelli para el Mundial de Fórmulo uno, se estrenarán este fin de semana en el circuito de Malasia, caracterizado por su asfalto abrasivo y su clima extremo, desde el calor intenso a los aguaceros más intensos.

Pirelli, la marca proveedora de neumáticos para el Mundial recuerda que "las evoluciones introducidas en los neumáticos de este año han aportado resistencia y reducido la degradación, pero manteniendo las mismas características deportivas y de rendimiento, con el objetivo de mejorar el espectáculo competitivo".

El responsable de Pirelli Motorsport, Paul Hembery, explicó que "Malasia será sólo la segunda carrera para esta nueva gama de neumáticos, diseñados para la última generación de coches de Fórmula Uno, y marca el debut en 2014 del compuesto más duro".

"El medio tuvo un buen rendimiento en Melbourne, pero Malasia presenta un gran contraste con Australia. Pasamos del asfalto liso en Melbourne a una superficie altamente abrasiva, y de las condiciones relativamente frías de Albert Park a temperaturas ambientales y en pista muy elevadas. Por supuesto, esto forma parte del reto para los nuevos coches y para los pilotos, y no debemos olvidar que, en general, todavía estamos en un momento muy temprano de la curva de aprendizaje", advirtió.

para el piloto Jean Alesi, embajador de Pirelli: "Malasia es una de las carreras más duras del año, tanto para el piloto como para los neumáticos. Pero muchas de las curvas fluyen bastante bien, así que si se mantiene un buen ritmo, se puede limitar la presión sobre ellos. El mayor enemigo de los neumáticos en Malasia es la degradación térmica".

"El otro elemento que siempre asocio con Malasia es la lluvia incesante", prosiguió. "La evolución de los neumáticos de lluvia desde que yo pilotaba ha sido increíble: no creo que nadie hubiera podido prever la tasa de dispersión de agua que podemos lograr ahora. El verdadero problema en Sepang es el agua en superficie: los neumáticos no son el factor limitante, sino que cuando te encuentras con grandes cantidades de agua, el coche 'surfea' a lo largo de su fondo plano, lo que significa que no tiene control en absoluto. La visibilidad es también muy difícil para los pilotos de atrás".

AGENCIAS