15 de noviembre de 2014 / 03:52 a.m.

 

Pese a las dificultades que podría representar la vida en prisión, por asesinar a su novia, el atleta paraolímpico Oscar Pistorius habría hecho una peculiar amistad tras las rejas.

El diario Times de Johanesburgo dio a conocer que Pistorius ha convivido con el checo Radovan Krejcir, uno de los criminales más peligrosos de Sudáfrica.

Krejcir es acusado de secuestro, narcotráfico e intento de homicidio.

La amistad entre ellos habría surgido gracias a los aparatos de ejercicio con los que contaba Krejcir en su celda privada, los cuales utilizaba Pistorius, quien entrenaba al lado del criminal europeo.

Los equipos fueron retirados por las autoridades penitenciarias, sin explicación alguna.

El checo se defendió declarando en que contaba con permiso para tener los aparatos, debido a sus problemas de salud.

"Krejcir requirió esos objetos antes de que Pistorius llegara. Él los usaba hasta hace poco cuando le fueron sacados", declaró el abogado del preso al medio sudafricano.

 RAFAEL RIVERA