3 de enero de 2015 / 06:49 a.m.

Los Acereros de Pittsburgh y los Vaqueros de Dallas se han enfrentado tres veces en la historia del Súper Tazón. Aunque ambos iniciarán en esta postemporada desde la ronda de comodín pero ambos tienen esperanzas reales de toparse el 1 de febrero en Glendale, Arizona.

Sería la segunda ocasión que estas legendarias franquicias chocarán en este evento.  En el Súper Tazón XXX, los Vaqueros vencieron a los Acereros 27-17 en el Sun Devil Stadium de Tempe, Arizona en un gran duelo que se definió con dos intercepciones de Larry Brown al quarterback Neil O’Donnell. (Recuerden que en el Orange Bowl de Miami jugaron en las ediciones de los Súper Domingos X y XIII).

En la actualidad los Vaqueros de Dallas y Acereros de Pittsburgh, para está postemporada, cuentan con características importantes necesarios rumbo al camino al Súper Tazón.

En los playoffs es clave poder correr el balón. Los dos tuvieron en la temporada regular a los líderes corredores de la NFL. Dallas tienen a DeMarco Murray (1,845 yardas) y Pittsburgh a Le’Veon Bell  (1,361) quien no jugará por una hiperextensión de rodilla la semana pasada ante Cincinnati.

Dallas tiene a una línea ofensiva tan buena con tres jugadores elegidos al Pro Bowl (Tyron Smith, Travis Frederick y Zack Martin).

Por su parte, Pittsburgh es una ofensiva balanceada ya que no solamente tuvieron a Bell sino a Ben Roethlisberger quien terminó empatado con Drew Brees en el liderato de yardas por pase con 4,952. No obstante, será interesante el efecto positivo o negativo que la ausencia vaya a tener en el ataque de los Acereros que contrataron a Ben Tate, ex de Cleveland y Minnesota para reemplazar a Bell.

Hay algunas estadísticas que marcan como imposible el que se de este enfrentamiento en el Súper Tazón XLIX. Desde este formato de postemporada en 1990, nunca los dos equipos campeones de conferencia jugaron en la Ronda de Comodínes. Se ha vuelto común algún que a lo mejor una escuadra sí llegue desde la primera ronda pero no los dos al mismo tiempo.

Si Pittsburgh derrota a Baltimore el sábado, les tocaría enfrentar en la Ronda Divisional a los Broncos de Denver y luego lo más probable sería visitar a Nueva Inglaterra en el Campeonato de la Conferencia Americana.

Por el otro lado, Dallas tienen que vencer el domingo a Detroit, luego a Green Bay para ganarse un lugar en el Campeonato de la Conferencia Nacional y buscar llegar al Super Bowl.

A la afición mexicana no hay nada que les pueda gustar más que el Súper Tazón sea por cuarta ocasión en la historia Pittsburgh contra Dallas.

JOSÉ MANUEL VILLALVA