20 de junio de 2013 / 01:54 p.m.

Monterrey • El set parece un pequeño redondel, como si se tratara de las antiguas carpas con espectáculos cómicos y de teatro que recorrían el país.

La Gran Sala del Teatro de la Ciudad recibe a esta pequeña carpa, un set diseñado sólo para 50 personas que podrán disfrutar, a detalle, de la obra Las tribulaciones de Virginia.

La obra nació en el sótano en casa de los hermanos Oligor en Valencia, España, hace ya 10 años. Y como la historia se formó en lo más íntimo y oscuro de de un sótano, su presentación en el Teatro de la Ciudad tendría que darse en un pequeño rincón del foro.

“"Pedimos montarnos en este rinconcito porque estamos más recogiditos, más como si estuviéramos en el sótano, porque allá es una sensación de inmensidad”, expresa Valentín Oligor.

Un espectáculo diferente

Durante la charla Valentín sostiene una pequeña caja de cigarrillos que, tras algunos ajustes y el injerto de un motor, se ha convertido en una caja musical, con todo y princesa incluida.

Sus personajes, escenarios y demás artículos que aparecen en Tribulaciones… han nacido de la imaginación de ambos hermanos. Básicamente Son hechos de materiales que se han ido encontrando en mercados y entre los desechos.

Además, dichos personajes cobran movimiento gracias al uso de poleas y pedales de una bicicleta. En sí, un espectáculo cuya obra y movimiento seguro cobra la atención del espectador.

Trabajar manipulando boleas y cadenas para el movimiento del escenario sus personajes es una técnica que nació directamente del sótano y que aún mantienen aunque se presenten en las grandes salas de España y ahora de México.

“"Era una sorpresa estar dentro del mundo del teatro pues no lo hicimos como una respuesta frente a la maquinaria gigante, fue algo intuitivo. Ahora sí podemos hacer una reflexión de que en el sótano de nuestra casa hicimos algo con pocos recursos, es como la esencia del teatro"”.

Una historia de amor

Tras 10 años, la obra ha sido comentada entre el público y eso les ha permitido mantenerse con esta vigencia. Además de participar en festivales de Barcelona o en ciudades de 15 países distintos, se ha grabado un documental sobre el proceso creativo de la obra.

“"Se trata un poco sobre la pérdida de la infancia, la pérdida del primer amor… ¿qué pasó con ese cajoncito donde guardabas las primeras notas con aquella chica del colegio? ¿Qué ocurrió, por que hace tiempo que no abrimos ese cajón?"”.

El relato sobre Virginia se desarrolla casi a oscuras, con una escenografía que es iluminada por los propios actores.

Para 50 personas

A cada una de las funciones que ofrecerán de hoy y hasta el domingo, a las 20:00, sólo podrán asistir 50 personas. Esto para que se pueda dar una sensación de mayor intimidad que demanda Las tribulaciones de Virginia.

No es que se pase al público a interactuar en la historia, comenta Valentín Oligor, pero sí es para que el interés del público se transmita a los actores.

A decir de Roberto Villarreal, director del Teatro de la Ciudad, cada día se pondrán a la venta los 50 accesos en la taquilla del espacio cultural o en Ticketmaster.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS