8 de febrero de 2014 / 05:11 p.m.

Ni la ceremonia de inauguración de los Juegos de Sochi se pudo librar de las polémicas.

¿Se pasaron los anfitriones rusos al tratar de disimular un fallo de la coreografía en lo que fue un grandioso despliegue?

El sábado, el Comité Olímpico Internacional y los organizadores locales de las olimpiadas invernales salieron al paso de las críticas a que se usara imágenes captadas en los ensayos para tapar el error.

La televisión estatal rusa transmitió la noche del viernes las imágenes de cinco copos de nieve que se transformaron en los aros olímpicos.

Pero eso no fue lo ocurrió en el estadio Fish, puesto que los 40.000 espectadores sólo cuatro de los cinco copos de nieve se convirtieron en aros. Uno de los copos nunca se abrió, y la pirotecnia que se tenía planeada no estalló.

Los televidentes de Rossiya 1, la cadena rusa que transmite los Juegos, vieron otra cosa. Cuando el quinto aro quedó estancado, Rossiya transmitió una imagen grabada de un ensayo. Los cinco aros se unieron, y los fuegos artificiales detonaron como estaba previsto.

Al COI no pareció importarle que se hubiese recurrido a una solución artificial.

"Algunos decidieron mostrar otras imágenes y otros no", dijo el portavoz del COI, Mark Adams, en una rueda de prensa el sábado. "Se trata de una ceremonia de muchos detalles técnicos, muy bien organizada. Pero el acto fue fantástico. Les soy honesto, no entiendo cuál es el problema".

"La ceremonia se apreció mucho mejor por televisión", añadió Adams.

En los Juegos de Beijing 2008 también se utilizaron imágenes de fuegos artificiales fabricadas por computadora durante la ceremonia inaugural de esa justa de verano.

Lo otro que generó cuestionamientos fue el que Irina Rodnina, una tricampeona olímpica de patinaje artístico, encendiera el pebetero junto a la leyenda del hockey Vladislav Tretiak.

Mucha gente recordó un tuit de Rodnina el año pasado, que consistió en una foto del presidente Barack Obama y su esposa Michelle que estaba ilustrada con un plátano. Rodnina borró el tuit, considerado de tinte racista, aunque después se defendió con otro mensaje en el que abogó por su derecho a la libertad de expresión.

"Quiero recalcar que la política no tiene cabida en las olimpiadas", dijo Dmitry Chernyshenko, el jefe del comité organizador de los juegos.

Adams defendió a Rodnina: "fue seleccionada por los méritos de su carrera deportiva".

AP