9 de marzo de 2014 / 07:12 a.m.

Un upper de mano izquierda directo al mentón de Alfredo Angulo impulsó al referi Tony Weeks a detener la contienda a los 47 segundos del décimo episodio dándole la victoria al ex campeón mexicano Saúl Canelo Álvarez.

El sábado por la noche en el MGM Grand Garden, El Canelo demostró superioridad teniendo como base el mayor peso y tamaño respecto a su rival.

"No tengo la culpa, estoy contento con el trabajo que hice. No fue mi culpa el trabajo del réferi. Pero me paré y pelee en donde Angulo quería que yo peleara", dijo el peleador de 23 años de edad, quien fue abucheado y bañado por cerveza y agua camino al vestidor.

Saúl demostró adelantos en su boxeo aprovechando la ausencia de velocidad y potencia en los puños de su contrincante. El nativo de Guadalajara, Jalisco, metía combinaciones de tres a cuatro golpes, por máximo, que hacían mella en su rival; mientras que Angulo colocaba golpes que no registraban efecto.

"Esta noche el trabajo de Tony Weeks fue horrible y me perjudicó. No me voy agusto, me voy molesto. Iba bien", dijo Angulo al terminar la contienda.

Con polémico final, Saúl Álvarez regresó a la senda del triunfo, luego de que en su última salida fuera superado por amplio margen por el estadounidense y número uno de los libra por libra, Floyd Mayweather Jr.

Santacruz impuso peso y juventud

Mostrando superioridad boxística, velocidad y efectividad el campeón mundial Leo Santacruz supo controlar la experiencia del ex campeón Cristian Mijares para retener por decisión unánime la diadema super gallo del Consejo Mundial Boxeo.

A pesar de un corte en la ceja izquierda, producto de un cabezazo, el monarca de 25 años de edad se las ingenió para mantener el corte fuera de peligro, gracias a una guardia efectiva y combinaciones de más de cinco golpes que dejaron a Mijares sin mucho que hacer.

Conforme la contienda fue haciéndose vieja, Mijares perdió las piernas y la velocidad y frecuencia de golpeo disminuyó, cediendo por completo la batuta del encuentro de al monarca reinante.

La falta de peso y alcance, pues Mijares es un súper mosca escalado a súper gallo, fue lo que definió el futuro del lagunero, que como consuelo salió del ring de pie.

Con esta victoria Santacruz no sólo mejoró su récord a 27 victorias, también lo mantuvo sin mancha. Al final de los 12 episodios, los jueces lo vieron llevarse la contienda por 119-109, 120-108 y 120-108.