RAFAEL RIVERA 
13 de enero de 2015 / 03:40 a.m.

 

La primera jornada del Grupo B de la Copa Asiática dejó uno de los primeros momentos curiosos del 2015.

Durante el duelo entre China y Arabia Saudita, el combinado chino contó con un aliado inesperado.

Al minuto 62 el cuadro saudí árabe contó con un penal a favor, el cual fue atajado.

Lo llamativo de la atajada fue que el arquero fue aconsejado por un recogebalones, el cual le sugirió lanzarse a la izquierda, indicación que finalmente siguió.

Está jugada permitió a China comenzar el torneo con victoria por 1-0.