15 de agosto de 2014 / 11:06 p.m.

Este sábado inicia una nueva temporada de la Premier League, la primera división del fútbol inglés. Es la liga más rica del mundo. Sigue muy por encima de cualquier otra competición. Económicamente es imbatible, también en la organización, y eso se traduce en los campos de juego.

Los 20 clubes que componen el torneo llevan gastados cerca de 815 millones de dólares. Si bien Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester United y el City son los cinco candidatos, las otras 15 instituciones llevan invertidos 307 millones, más que toda la Serie A italiana, la Bundesliga alemana y la Ligue 1 francesa.

Más aún, si en España no se tuvieran en cuenta los 215 millones que costaron el uruguayo Luis Suárez y el colombiano James Rodríguez, la Liga española llevaría invertidos 318 millones, apenas nueve más que esos 15 clubes ingleses.

Esto se debe a que el reparto de los derechos televisivos es muy equitativo. La brecha entre el equipo que gana más (Liverpool en la temporada 2013/14 con 165 millones) y el que menos (Cardiff con 106 millones) es muy chica.

Eso hace que los equipos más modestos reciban una parte importante del dinero de la televisión y tengan más recursos para fichar más y mejores futbolistas. Por ejemplo, los tres equipos recién ascendidos a la Premier esta temporada (QPR, Leicester y Burnley) suman un gasto de 41 millones. Son abismalmente superiores a los 270.000 dólares que en total gastaron los recién subidos a la Liga BBVA española (Deportivo, Eibar y Córdoba).