4 de junio de 2013 / 02:13 p.m.

Hermosillo, Sonora • El desarrollo del arte, en particular el de las artes visuales, en el estado de Sonora es el reflejo de devenir y de la problemática social.

Los artistas realizan sus obras pensando y reflexionando sobre la situación que los afecta, desde la conformación del código de vestimenta de los narcotraficantes y sus ladies; pasando por la problemática de la sequía, que obliga a los ciudadanos a respetar un horario establecido para el uso del agua, pues parte del día les cortan este servicio.

Pese a que la tragedia de la Guardería ABC, en que 49 niños perdieron la vida en un inexplicable incendio ha marcado a la sociedad sonorense, esa es una situación que los artistas aún no lo han podido digerir para llevarlo a sus campos de expresión; salvo el documental de reciente estreno ABC nunca más.

El productor y director de cine Pedro Ultreras logró a través de un documental hacer una denuncia social sobre este caso aún sin resolver, y se estrenó a unos días de que este 5 de junio se cumplan cuatro años del incendio, que según las nuevas investigaciones “fue provocado” en la guardería subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). De los responsables solo dos personas están privadas de su libertad.

Preocupaciones artísticas

Para la curadora y artista visual Venecia López, hay una generación de artistas que tienen entre los 20 años y los 30, cuya actividad es muy constante y cuyos intereses confluyen más hacia diversas técnicas como el dibujo, la pintura, la fotografía, la instalación, el arte objeto, “creo que es como un eco un poco retrasado de lo que sucede en el centro de la República”.

“"Los chavos que están construyendo lo que se llama La Ruta del Arte, a pesar de que vienen de la Escuela de Artes con una educación tradicional, están tratando de romper con lo establecido e intentando construir sus propios lenguajes en las artes visuales"”, explica.

Miriam Salado es una de ellas, actualmente está exponiendo su trabajo en la Sala de Arte del Instituto Sonorense de Cultura. La muestra lleva por título: El Cártel de los pesados.

“"Es una reflexión sobre el narcotráfico y cómo ha permeado en nuestra percepción cultural. Está muy interesante su propuesta que comienza en el hiperrealismo, ya que presenta un dibujo a lápiz excelente, a tal nivel que sus rostros parecen fotografías."”

En la muestra, que se montó dentro de las Fiestas del Pitic 2013, alude a los íconos del narco. No solo los presenta, los transforma y los viste con los atuendos característicos de este tipo de personas identificados como narquillos y su gusto por las vírgenes pintadas. También los presenta al lado de sus chicas, ataviadas con ropa con brillo y enormes uñas postizas. Son vistos aquí en Sonora como en su momento lo fueron, con su moda, los llamados cholos.

La reflexión alrededor de esta muestra es cómo las acciones de los narcos permean a la sociedad con su moda.

Asimismo, en esta búsqueda por reflejar la identidad del sonorense, que va más allá de la postal y del cliché del desierto o del cactus y el sol, los artistas se han propuesto experimentar y realizar sus propios planteamientos, afirma la también artista visual.

Otros de los creadores que están explorando nuevos territorios son Miguel Fernández, Alfredo Karam y Carlos Iván Hernández.

Particularmente, dice Venecia López, el trabajo de Hernández se relaciona con la construcción de una obra hidráulica, el artista tomó una serie fotográfica de este enorme proyecto, que está detenido y por donde se pensaba traer agua de El Novillo, una presa de Obregón, a la ciudad de Hermosillo, con el fin de hacer frente a la problemática de la sequía que afecta tremendamente a la región.

“"El desabasto de agua es un problema que tenemos a diario en Sonora. Tenemos el tandeo, es decir, por la escasez del agua nos la cortan la mitad del día, lo que significa que no tenemos agua las 24 horas al día, por lo que es suministrada por barrios, en distintos horarios."”

De igual forma, Griselda Navarrete trae una propuesta en pintura desde el tema de lo urbano, explica López, a quien como artista le interesa el otro, poder interactuar con su prójimo a través de la fotografía y el video.

LETICIA SÁNCHEZ