19 de febrero de 2013 / 12:45 a.m.

El proyecto cuenta con la participación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), mediante su programa de Innovación Tecnológica para la Competitividad (Innovatec).

Ciudad de México • Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentaron hoy el antiveneno "Alacramyn", único en su tipo desarrollado en el país y altamente seguro, contra la picadura de este insecto de la familia de los arácnidos.

El uso del antiveneno ha reducido a menos de cien las muertes por este motivo el sistema de producción se transfirió a Laboratorios Silanes que financió de manera parcial la investigación.

En conferencia de prensa, Lourival Domingos Postay, investigador emérito del Instituto de Biotecnología de la UNAM, que desarrolló el antiveneno, explicó que el antídoto logra neutralizar al cien por ciento el veneno del alacrán.

En compañía de Miguel Lara Flores, secretario académico de la coordinación de investigaciones científicas, y de Antonio López de Silanes, presidente del Grupo Silanes, detalló que el antiveneno es producido en caballos.

El especialista refirió que se inmunizan con cantidades crecientes de veneno crudo y en el momento que están súper inmunizados se obtiene su sangre, se separa el suero y se trata con enzimas. "La fracción que contiene las inmunoglobulins se purifica y se emplea como antídoto".

En el vestíbulo de la torre de Rectoría en Ciudad Universitaria, indicó que "Alacramyn" utiliza como componente activo un fragmento de inmunoglobulina, razón por la que ya no se llama suero si no faboterapico, término aceptado por el antidotario mexicano.

Tan sólo en los últimos tres años, mencionó Possani Postay, en el país se han registrado más de 280 mil casos anuales de individuos picados por alacranes, no obstante, la existencia de antivenenos contra sus toxinas ha servido para salvar muchas vidas.

Dijo que profundizar en el conocimiento de la estructura química de las toxinas del veneno del alacrán y descubrir que son muy pocos los componentes que pueden causar la muerte propició que se seleccionaran solo los componentes tóxicos del veneno para producir el inmunógeno, con el que se protege el caballo.

Ello, en lugar de usar el veneno crudo, el cual que es muy complejo y se obtiene mediante el uso de gran cantidad de esos arácnidos con posibles desequilibrios ecológicos en los sitios donde son colectados.

Recientemente se firmó el convenio de transferencia y licenciamiento de la tecnología a través del que la farmacéutica mexicana adquiere los derechos de uso de las clonas preparadas por el grupo del investigador Possani.

NOTIMEX