14 de junio de 2013 / 02:53 p.m.

Un grupo de científicos dio a conocer ayer que hallaron una posible cura en etapas tempranas y avanzadas del mieloma múltiple, como se denomina al cáncer de sangre que ataca la médula ósea, destruye huesos y provoca fallas renales, anemia y aumento de infecciones, debido a que compromete el sistema inmunológico.

Brian Durie, presidente y cofundador de la Fundación Internacional de Mieloma (IMF, por su sigla en inglés), y el especialista francés Xavier Leleu se encargaron de presentar en el Congreso Anual de la Asociación Europea de Hematología (EHA 2013) los resultados de la investigación científica llamada Cisne Negro, que consistió en la combinación de anticuerpos monoclonales, conocidos como pomalidomide y carfilzomib, que permitieron a siete de 100 pacientes mantenerse “libres de la enfermedad” desde hace más de cinco años, cuando estaban condenados a morir en menos de 12 meses.

La investigación, que inició hace una década, también reveló que en 48 por ciento de los casos tratados los enfermos se mantuvieron libres de progresión del mieloma (sin síntomas), además de que mejoró su función renal y calidad de vida.

""El mieloma era considerada una enfermedad rara, que afectaba de manera exclusiva a los adultos mayores; sin embargo, su incidencia también se observa ya entre adolescentes y adultos jóvenes, de 30 y 40 años, por entrar en contacto con productos químicos a los que genéticamente están predispuestos a responder negativamente, como pesticidas usados en procesos industriales, benceno, aerosoles de pintura o por padecer VIH/sida"", comentó Durie.  

""Tenemos un paciente de 90 años que sigue activo, sin síntomas de progresión de la enfermedad"", agregó Durie en la apertura de la EHA, que reúne a expertos de diferentes partes del mundo con el objetivo llevar a sus respectivos países información adecuada para modificar los tratamientos convencionales.

El estudio “representa toda una revolución”, por lo que la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés), le otorgó en febrero su registro inmediato, ya que el tratamiento también puede constituir una base para otros tipos de cáncer, como el de mama o próstata.

El estudio evidenció que los que fallecieron fue por encontrarse en etapas muy avanzadas del padecimiento, aunque lograron una sobrevivencia, con calidad y sin dolor, de hasta 37 meses, cuando los especialistas calculaban que les restaban solo seis meses.

La terapia, detallaron, tiene la ventaja de que, al ser oral, el paciente puede tomarla en su casa, sin necesidad de recurrir a tratamientos basados en administración intravenosa para los que se necesita hospitalizarse.   

Una de las mayores cualidades del nuevo tratamiento es que reduce en 48 horas la producción de células sanguíneas agresivas, que ocasionan escasez de glóbulos rojos causando anemia y mayor número de glóbulos blancos generadores de anticuerpos que provocan, entre otras cosas, tumores malignos.

Se estima que solo en Estados Unidos el mieloma causa 11 mil muertes anuales y en México la cifra puede ser similar; sin embargo, la falta de registros impiden censar los casos.

"“Seguimos aprendiendo de la enfermedad. Hoy sabemos que el ADN del paciente lo hace más susceptible a metabolizar diversos agentes tóxicos, desde la Segunda Guerra Mundial hay más de mil de esas sustancias con las que estamos en contacto diario"", aseguró el hematólogo Leleu.

""Los avances farmacológicos ofrecen esperanzas de mejorar la calidad de vida y hasta de curarse, cuando hasta ahora no había probabilidad de ello"", abundó.

La terapia es de las denominadas target (blanco), pues trabaja identificando los cromosomas y el ADN de los tumores malignos hasta reducirlos, encapsularlos y revertir sus efectos secundarios.

Uno de los aspectos que arrojó la investigación Cisne Negro es que las personas tratadas y que fallecieron sufrieron recaídas asociadas a resistencias que generaron tratamientos convencionales, como la quimioterapia.

""Antes no teníamos opción. En los años 80 surgió la quimioterapia y los trasplantes de médula, pero tampoco son garantía de sobrevida. Estamos trabajando para dar a cada paciente tratamientos personalizados, algunos bastará con tratarlos de manera oportuna detectando mediante estudios genéticos que pueden desarrollar el padecimiento"", dijo el presidente de la IMF.

Pero lo importante, subrayaron los expositores, es que""ya no estamos ante una medicina que solo controla la enfermedad, ya se pueden curar algunos pacientes, y el próximo reto es lograr que todos lo hagan. Lo importante es que con el aval de la FDA este tratamiento puede luego usarse en cánceres sólidos"", reiteró.

  — BLANCA VALADEZ