16 de febrero de 2013 / 04:57 p.m.

Esther Hernández Palacios muestra un testimonio de su sentir y detalla el sufrimiento de una madre al perder a su primogénito; "Lo inicié dos días después del asesinato de mi hija”.

 

México.- Ganadora del Premio Bellas Artes de Testimonio "Carlos Montemayor" (2011), la obra "México 2010: diario de una madre mutilada", de la poeta y ensayista Esther Hernández Palacios (Xalapa, Veracruz, 1952) fue presentada anoche en esta ciudad.

En la Capilla Alfonsina, en la colonia Condesa, la autora acompañada de la escritora Magali Tercero, la poeta Marianne Toussaint y el periodista Rafael Vargas dio a conocer el volumen ganador del certamen convocado por el Instituto Chihuahuense de Cultura (Ichicult).

La publicación es un testimonio de primera mano de lo que su autora sintió desde el momento de conocer la muerte de su hija Irene, debido a la violencia, según contó ella misma.

Desde entonces han pasado dos años y medio, añadió en declaraciones previas a la presentación, y agregó que "mi libro es un testimonio escrito con el corazón desgarrado y lágrimas en los ojos".

La académica, adscrita al Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias de la Universidad Veracruzana (UV), explicó que "escribí el libro por dos razones": la primera por mantener de alguna forma viva a su hija y la segunda como un rechazo a la situación "en un tono de grito literario".

Detalló que: "Lo inicié dos días después del asesinato de mi hija Irene. Le pedí a una amiga que me comprara una libreta de pastas negras porque quería llegar a mi casa para explotar en la forma en la que yo podía hacerlo".

El libro está escrito en forma de diario de 103 páginas, en las que una madre describe la pena y la tristeza de perder a una hija asesinada a causa de la violencia.

Mientras algunos prefieren la soledad, el olvido y hasta la resignación o las evasivas, dijo Esther Hernández, ella autora buscó consuelo en las letras, en la poesía de escritores que admira y con los que de alguna manera se identifica: César Vallejo, Enriqueta Ochoa, Miguel Hernández, Jaime Sabines y Pablo Neruda.

En su testimonio, también la acompañan Víctor Hugo, Julio Cortázar, Luis Cernuda, Don Wislow, Federico García Lorca, José Emilio Pacheco, José Ángel Valente, Garcilaso de la Vega, Atiq Rahimi, Walter de la Mare y Juan Gelman, además de los versículos bíblicos Job 30-31 y Salmos 30-9.

Esther Hernández Palacios es docente de la Facultad de Letras Españolas y especialista del Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias de la UV; ex directora del Instituto Veracruzano de Cultura (Ivec) y del Museo de Arte del Estado en Orizaba.

Estudió la maestría en Letras modernas en la Universidad Veracruzana y en Lingüística en la Universidad de Toulouse, Francia, e hizo el doctorado en la misma especialidad en la Universidad Iberoamericana.

Ha publicado los ensayos "Estridentismo: Memoria y valoración" (1983), "La poesía de Jaime Sabines" (1984), "Salvedades, notas y ensayos sobre literatura veracruzana" (1992), "Tablada o el crisol de las sorpresas" (1994) y "Los espacios pródigos" (1999).

NOTIMEX