7 de junio de 2013 / 01:41 p.m.

Ciudad de México• El proyecto comenzó poco antes de 2010, cuando a Humberto Musacchio le propusieron contar la historia del periodismo cultural en México, lo que no parecía ser un asunto tan complejo, pero la realidad y, en especial, las hemerotecas, cambiaron esa percepción, al grado que el proyecto ya no pudo estar para las conmemoraciones del bicentenario e, incluso, en el último trimestre del año pasado se concluyó el primer volumen.

“La intención es que esté aquí la historia del periodismo cultural contada por el propio periodismo, que quien tenga acceso a este libro sepa cómo se escribía hace 150 años, que sepa qué familias tipográficas se usaban, cuál era el diseño, cuándo surge la fotografía, cuándo surge la litografía. Todo esto está incluido en este libro”, destacó el periodista durante la presentación del primer volumen de “México: 200 años de periodismo cultural”, editado por la Dirección General de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

El tomo comienza en 1810 y culmina con la aparición de las revistas “Azul” y “Moderna”, dos publicaciones insoslayables para el género y punto de referencia para todo aquel que quiera hacer periodismo cultural, si bien no se trata de “una antología exhaustiva, sí lo suficientemente amplia para dar una idea de lo que ha sido el desarrollo del periodismo”.

El volumen se presentó la tarde de este jueves en la Biblioteca Lerdo de Tejada, en el Centro Histórico, un objeto cultural discreto y con vida propia, desarrollado por medio de un ejercicio intelectual, meticuloso y sostenido, en palabras del historiador Luis Fernando Granados.

“La labor de Musacchio en este primer volumen de su historia documental del periodismo cultural no se limita a recoger lo existente, su trabajo no es el de pescador que atrapa los peces que desea compartir con el público. En sentido estricto, la prensa cultural mexicana sólo existe en la medida en que Musacchio y otros la han inventado por medio de una serie de consideraciones conceptuales e históricas, que no por implícitas son menos poderosas.”

Desde la perspectiva de Ariel González, editor de la sección de Cultura de Milenio Diario, se trata de un proyecto de grandes dimensiones y no pocos retos, aun cuando el periodismo cultural ha ido cobrando un reconocimiento paulatino, “en lo que ha contribuido el complejo proyecto de investigación que le ha valido críticas -documentadas unas, injustas otras-, que laboriosamente y con gran oficio intelectual ha venido superando”.

“Lo primero que hay que mostrar de este proyecto es la intención de mostrarnos de modo puntual y accesible los tramos esenciales que en nuestro país ha seguido un género cuya complejidad y riqueza no puede ser menor a la de su objeto: la cultura, porque para seguir la pista de esas otras miradas y para que el paisaje lunar no nos sea tan extraño, el periodismo cultural tuvo que inventarse.”

No hay fecha para la publicación de los otros volúmenes de “México: 200 años de periodismo cultural”: el segundo abordará de 1910 a 1960 y el tercero de 1960 al presente.

JESÚS ALEJO SANTIAGO