CORTESÍA LA AFICIÓN
29 de julio de 2014 / 01:00 a.m.

 

Evo Morales, presidente de Bolivia no pierde la oportunidad de demostrar su gusto por el fÚtbol. Esta vez el mandatario jugó una 'cascarita' con residentes de Copacabana como parte de la ceremonia de inauguración de un campo deportivo en el Lago Titicaca en Copacabana a unos 130 km al noroeste de La Paz.

No es la primera vez que el mandatario muestra sus habilidades para este deporte, incluso hace unos meses un equipo de primera división de Bolivia pero Morales no aceptó pues "no estaba al nivel".

En otra ocasión jugó para demostrar a FIFA que la altura de La Paz no era factor para el resultado de un partido.

Evo en la nueva cancha: