10 de marzo de 2014 / 03:25 p.m.

El presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, empezó a jugarse hoy su libertad ante los tribunales en el proceso que se le sigue por fraude fiscal, que ha puesto en duda su prestigio, ganado por sus logros como dirigente deportivo y también por su cooperación con organizaciones sociales y caritativas.

Hoeness admitió haber evadido impuestos y señaló que el hecho de que él mismo se haya denunciado no cambia ese hecho.

"He evadido impuestos. Soy consciente de que ese hecho no cambia con la autodenuncia. Aspiraba, a través de ella, a evitar la persecución penal", dijo Hoeness.

En Alemania, es posible evitar la persecución penal en caso de delitos fiscales mediante una autodenuncia, siempre y cuando ésta sea completa y sea presentada antes de que se inicie una investigación.

En el caso de Hoeness, la fiscalía alega que la autodenuncia no fue completa, por lo que presentó acusación.

Hoeness explicó hoy su caso diciendo que durante un tiempo había especulado con sumas inmensas y que había perdido el control de las pérdidas y ganancias y puso a disposición del tribunal cerca de 70.000 folios de documentos que registran más de 50.000 transacciones bancarias de las que dice haber perdido el control.

Entre 2003 y 2009 Hoeness dice haber tenido pérdidas globales millonarias pero agregó que tiene claro que las ganancias que también tuvo en uno u otro año tenía que haberlas declarado al fisco.

"Me alegro de que ahora se aclare. Lamento profundamente mi falta. Haré todo para pasar página en este duro capítulo de mi biografía", dijo.

Hoeness dijo que quiere pagar la totalidad de su deuda fiscal, lo que implica también deudas de casos ya prescritos, y recordó que ha donado un total de 5 millones de euros a organizaciones caritativas. "No soy un asocial", dijo Hoeness.

La fiscalía acusa a Hoeness de haber evadido impuestos por valor de 3,5 millones de euros y de haber ocultado al fisco ingresos por 33 millones de euros.

Sin embargo, la confesión de Hoeness va más allá de lo que le imputa la fiscalía y la deuda fiscal puede ser 15 millones de euros más de lo presupuesto por el ente acusador.

Esos quince millones de más, explicó la defensa de Hoeness, es una cifra estimada que tiene que confirmarse a la luz de los documentos entregados a los tribunales.

El abogado de Hoeness, Hans W. Feigen, subrayó que ese dato lo había proporcionado su cliente al tribunal de manera completamente libre.

Esos 15 millones adicionales, sin embargo, no son de momento materia oficial del proceso.

En principio, Hoeness podría ser condenado a una pena de cárcel pero la autodenuncia y la confesión pueden ser considerados como atenuantes por el tribunal.

Mientras tanto, el Bayern -el club al que ha estado ligada la vida de Hoeness desde los 17 años- se prepara para el partido de vuelta contra el Arsenal en los octavos de final de la Liga de Campeones.

"No vamos a perder la concentración por lo que le está pasando a Uli, lo mejor para él es que mañana ganemos el partido", dijo el delantero Thomas Müller.

El entrenador, Pep Guardiola, por su parte, dijo que ocho meses en el Bayern le han bastado para darse cuenta que Hoeness es la persona más importante del club.

Los socios del club y el consejo de vigilancia le han dado hasta ahora su apoyo a Hoeness.

AGENCIAS