31 de mayo de 2013 / 04:04 p.m.

Considerado el mejor flautista de pico a nivel internacional, el artista opina que la tragedia del país es la poca orientación vocacional que se da a los jóvenes.

San Pedro Garza García • Es considerado el mejor flautista de pico en todo el mundo y entre grabaciones de discos, conciertos en Bellas Artes o en el extranjero, a Horacio Franco siempre le queda tiempo para hacer conciertos en secundarias públicas o en los reclusorios de la Ciudad de México.

Franco conmemora 35 años de carrera, y anoche se presentó en San Pedro Garza García en el marco del ArteFest. En entrevista a MILENIO Monterrey, donde además de hablar sobre su más reciente disco compartió su visión social como músico, pues a pesar de la fama dijo siempre buscar un espacio en su agenda para atender cuestiones sociales.

En el año ofrece más de 40 conciertos en secundarias públicas gracias a una beca del Fonca. Le interesan en especial los jóvenes, pues dice, cuando carecen de una adecuada orientación vocacional se les hace creer que no sirven para gran cosa.

"Creo que una de las grandes tragedias de la vida nacional radica en que los chavos no reciben una adecuada orientación vocacional, y no se dan cuenta para lo que sirven y o de su pasión", expuso.

Además de los conciertos que ofrece, les relata parte de su vida.

De como encontró la inspiración en la música al escuchar tocar en vivo a una pianista, y de cómo sus padres rechazaron la sola idea de dedicarse de lleno al estudio de la flauta.

Después, a sus 17 años, probó suerte en Holanda, de donde regresaría como uno de los mejores intérpretes de la flauta de pico.

EL PODER DE LA MÚSICA

En más de una ocasión, Franco ha ofrecido recitales en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México ante centenares de reclusos.

Convencido del poder que ofrece la música, el fl autista considera que presas o libres, las personas siempre reaccionan favorablemente al poder de las melodías.

"Cuando he ido a los penales te puedo decir que me he encontrado con reacciones muy favorables porque la gente, en todo el planeta, estando en un penal o siendo libres, la gente es sensible y está tocada -dijéramos- por el mensaje emocional de la música""En prisión o no, culpable o inocente, la gente se comunica más fácilmente por medio del canal más primitivo que tenemos los seres humanos que es la música, pues llevamos el ritmo de la música desde que somos un embrión en el vientre materno".

SE ACERCA AL JAZZ

En junio, Horacio Franco estará presentando su nueva producción discográfica, donde se acerca al jazz y que lleva por nombre H3A.

El título radica en que son tres jazzistas cuyos nombres empiezan con "a": Adrián Oropeza, Abraham Barrera y Aarón Cruz.

Ésta es la oportunidad que Franco se dio en este género de la música, y que en sus propias palabras es algo así como aspiración musicalque tenía pendiente.

DE CLÁSICOS A CLÁSICOS

El concierto que ofreció el flautista Horacio Franco la noche del jueves en el Auditorio San Pedro, no era para ortodoxos de la música clásica.

En poco más de una hora, el flautista, junto con Santiago Álvarez al clavecín, recorrieron la música de Bach, Vivaldi y de los genios contemporáneos John Lennon y McCartney, en un programa denominado De Bach a Los Beatles.

"Nosotros no conocemos de clases en la música, sólo distinguimos entre la buena y la mala música", expresó el flautista ante poco más de 500 personas.

Bajo el mando del clavecín y de la flauta de pico, los intérpretes pasaron de la "Sonata para violín", de Vivaldi; a "Because", la joya con la que abre el Abbey Road de los Beatles. De la "Sonata en mi mayor", en cuatro movimientos de Bach hasta la mítica de McCartney "Penny Lean".

Horacio Franco no ofrecía un concierto en la ciudad desde 2008.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS