REDACCIÓN
15 de septiembre de 2014 / 09:31 p.m.

Ronaldinho dijo en su presentación con los Gallos Blancos que no cambiaría su forma de vida y lo cumplió, pues ya disfrutó de su primera fiesta en Querétaro.

Y fue precisamente ayer cuando el astro brasileño, flamante refuerzo del conjunto queretano, se dio una vuelta a uno de los antros de moda en aquella ciudad: el Munster Public House.

Eran las 10 de la noche de ayer domingo cuando "Dinho" llegó con cinco amigos y varias mujeres. De inmediato todo cambió en el lugar, pues el centro de atención pasó a ser el famoso jugador y sus acompañantes.

Una vez que le asignaron su mesa, Ronaldinho pidió al capitán de meseros, con quien por cierto se tomó foto, dos botellas de whisky "Blue Label", las cuales tienen un precio de 4 mil 500 pesos cada una, aproximadamente.

De acuerdo a personas que estuvieron anoche en el lugar, el campeón del mundo con Brasil en el 2002 se portó amable con todos los trabajadores del lugar, meseros, cocineros, bartenders, en fin todos se acercaron a saludarlo y se tomó fotografías con cada uno de ellos.

 

"Todo el tiempo fue amable, la verdad es una persona muy humilde, que no tiene poses de divo, al contrario, se ve que es feliz y disfruta mucho del momento", mencionó una persona que estuvo en el lugar.

"Tenían botellas en la mesa, pero siempre lo vi tomándose un refresco de cola, incluso algo curioso es que no se la terminó y cuando el mesero recogía la botella, Ronaldinho se la firmó para que tuviera un recuerdo suyo".

Otra buena acción de "Dinho" fue que le autografió la filipina al chef del lugar y además se accedió a la foto con él sin ningún problema.

Lamentablemente, las cosas empezaron a salirse de las manos para los guardias de seguridad del Munster Public House, ya que los clientes estaban encima del refuerzo queretano en busca de autógrafos y fotografías.

Ante esto, los acompañantes de Ronaldinho empezaron a molestarse y sentirse incómodos, por lo que poco después de la medianoche los elementos de seguridad les recomendaron mejor irse para que las cosas no se tornaran más complicadas.

Así fue anoche la primera "escapada" nocturna del jugador que ha venido a revolucionar en pocos días la tranquilidad de Querétaro, habrá que ver hoy pudo entrenar sin problemas.