28 de agosto de 2013 / 03:14 p.m.

San Francisco  • Los informáticos no son las únicas personas que están usando las gafas Google Glass. Entre quienes están probando el computador portátil de la compañía hay maestros, dentistas, médicos, conductores de radio, estilistas, arquitectos, deportistas y hasta el empleado de un zoológico.

Unas 10 mil personas ensayan una primera versión del dispositivo, similar a unas gafas, la mayoría de ellos seleccionados como parte de un concurso. Para tener una idea de las ventajas y desventajas de Google Glass hablaron tres usuarios de las gafas, quienes han estado usándolas desde hace un par de meses: Sarah Hill, una ex presentadora de la televisión; David Levy, propietario de una pequeña empresa; y Deborah Lee, una madre y ama de casa.

Los lentes están diseñados para funcionar como un teléfono multiuso que se porta como unas gafas. Aunque parecen parte de una película de ciencia ficción, han captado la atención de un amplio rango de personas, no solo de los entusiastas de la tecnología.

Una de las características favoritas de los usuarios es que se pueden tomar fotos y captar video a distancia mediante comandos de voz con la cámara de manos libres.

Otra de las ventajas, es poder conectarse a la red, que se logra pulsando el marco derecho de las gafas y deslizando ese mismo lado para navegar en el menú, el cual permite obtener direcciones en los mapas o encontrar información en su motor de búsqueda. Los datos se muestran en una pantalla transparente miniatura instalada justo encima del ojo derecho.

La corta vida de la batería es una de las principales desventajas, mientras que los altavoces de Glass, que dependen de una tecnología de conducción ósea, son insuficientes, según los usuarios. Dijeron que el altavoz, que transmite el sonido a través del cráneo para permitir el ruido ambiente, puede dificultar el oír en cualquier entorno que no sea una habitación silenciosa.

“Si usted está en la calle o en cualquier otro lugar donde hay algún ruido, es imposible escuchar”, dijo Lee. Mientras que Hill, se convirtió en una predicadora de las bondades del dispositivo: “Es como tener internet en la cavidad del ojo”, aseguró.

Levy dijo que lo que puede hacer no es muy diferente a lo que se hace con sus teléfonos inteligentes. Para demostrarlo utilizó su iPhone para grabar una conversación que tenía con un amigo que estaba despotricando contra los riesgos para la privacidad que plantean las gafas. “Reconozco que las Glass puede incomodar a la gente, pero tengo que decir que la privacidad es un temor engañoso”, dijo Levy. “Si tengo un teléfono en un restaurante, puedo obtener una imagen de cualquiera. ¿Cuál es la diferencia entre un teléfono y las Glass?”.

 

SIRI SE BURLA DE LAS GAFAS

El asistente de voz de Apple, Siri, se burla de las gafas Google Glass en sus respuestas automáticas. Cuando se le pregunta en un iPhone o iPad sobre los lentes de realidad aumentada contesta: “Creo que el glass (vaso en inglés) está medio vacío”, es una de las ingeniosas respuestas del sistema.

Otra variante es que al preguntar cómo funcionan pide al usuario que coloque su iPhone en la frente. Es la primera vez que Apple recurre a la ironía en su rivalidad empresarial con Google.

La compañía del mayor buscador de internet del mundo no tardó en responder con similar sorna. Un portavoz “en nombre” de Google Glass afirmó: “Siri, es cosa mía, no tuya”, y aseguró que el sistema de reconocimiento de voz de Google “No solo me oye, sino que me comprende”.

Apple y su rival experimentan actualmente con varias innovaciones en el mercado de los dispositivos portátiles. Mientras Google apuesta por las gafas con cámara y una pequeña pantalla, la otra compañía trabaja en un sofisticado reloj computadora.(DPA/Nueva York)

— AP