8 de abril de 2013 / 08:43 p.m.

San Francisco • Los mayores fabricantes de alimentos infantiles del país encaran una demanda civil por un grupo activista del medio ambiente para obligarlos a alertar a los consumidores que algunos de sus productos contienen diminutas cantidades de plomo.

El caso comenzó el lunes y determinará si deberán colocar etiquetas de advertencia en dichos productos cuando son vendidos en California.

Gerber Products Co., Del Monte Foods, Beech-Nut Nutrition Corp. y otras marcas de alimentos infantiles y jugos venden productos contaminados con niveles de plomo que requieren etiquetas de advertencia conforme a la Propuesta 65 de California, dijo la Environmental Law Foundation en la demanda presentada en la corte superior del condado Alameda, en Oakland.

Los abogados de las empresas dijeron que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) analizó los productos descritos en la demanda, y decidió que los niveles eran inferiores a las normas que requieren esas advertencias.

Empero, ambas partes concordaron en un hecho: los alimentos infantiles que contienen zanahorias, duraznos, peras y boniatos contienen plomo. En la demanda están igualmente incluidos el jugo de uva y los cócteles de frutas.

La contaminación con plomo puede dañar el desarrollo de los niños y reducir el coeficiente intelectual. En general, el envenenamiento con plomo en Estados Unidos ha descendido de forma notable al ser eliminado de la pintura y la gasolina.

Sin embargo, se cree que más de 500 mil niños estadunidenses sufren envenenamiento con plomo, según los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

La pintura vieja, el agua potable contaminada y la tierra afectada por la antigua gasolina con plomo son las principales fuentes de exposición al plomo para los niños en Estados Unidos, según los CDC.

La FDA analizó los productos reseñados en la demanda y descubrió niveles de plomo "inferiores a los actualmente tolerables por la FDA en el consumo de plomo".

Las empresas sostienen que el plomo en la fruta y las hortalizas utilizadas en sus productos es una ocurrencia natural, lo que si el juez considera verdad, podría eximir a las empresas de tener que advertir a los consumidores.

"Pese a las cantidades diminutas de plomo en los productos mencionados en este caso, el gobierno federal ha determinado que los estadunidenses deben de consumir más —y no menos— de esos alimentos", dijo el abogado de las empresas, Michele Corash, en su escrito judicial.

"Recientemente la FDA reiteró su conclusión de que los niveles de plomo en los productos mencionados en este caso no plantean un riesgo inaceptable para la salud", agregó.

AP