3 de enero de 2014 / 09:20 p.m.

Nadie mejor que Darío Verón para mandar un mensaje de las pretensiones que el club tendrá en el torneo que arranca este fin de semana. El capitán de Universidad es un tipo ambicioso, ganador. La piedra angular de un club que está ávido de recuperar el protagonismo extraviado. Darío es un tipo que siente la playera. El guaraní es patrimonio del club. En los diez años que lleva en Pumas se ha ganado la pasta de ídolo y referente.

Verón acudió a la sala de prensa, en la primera conferencia de prensa del año, el capitán fue claro. Sentimiento de revancha en estado puro, con el entendimiento de que a la tribuna se le deben mejores tardes y la promesa concreta de que los días serán distintos para los aficionados que asistan a Ciudad Universitaria.

El mensaje fue corto, algo improvisado, pero directo. "Quiero expresar un mensaje a nuestra afición: queremos que sepan que nosotros, este torneo, vamos a tratar de hacer lo mejor por dejar otra vez en alto el nombre de la institución que representamos y que esta temporada va por ellos", dijo, y acto seguido el capitán mostró una pancarta con un colage de fotos de aficionados universitarios.

Verón, que aún es duda para jugar el primer partido contra Puebla, reiteró que dentro del vestuario hay un sentimiento por reivindicar el nombre de la institución. Señaló que el torneo pasado hubo momentos muy complicados, tiempos difíciles que ya han dejado en el olvido y el pensamiento que habita en la plantilla es el de jugar cada partido a tope para empezar a lograr buenos resultados de inmediato.

"La verdad que el torneo pasado fue una pesadilla para todos, el futbol a veces te da eso, pero ahora el grupo está muy unido como siempre y estamos con hambre, con ansia de jugar el primer partido para demostrar lo que valemos y empezar a sumar de tres", comentó.

Agregó que una de las metas es volver a consolidar el Estadio Olímpico como una tierra inexpugnable para los rivales que se planten en CU, "sí, por supuesto, del pasado no me gusta hablar mucho, pero ahora es otra cosa, ahora Pumas va a ser diferente jugando de local o de visitante, estamos conscientes de que todos los partidos se deben jugar como una final para empezar con el pie derecho y así ir tomando confianza y seguir sumando puntos". Pero nada de promesas alocadas. "Acá nosotros no pensamos en el campeonato, ni en Liguilla, acá lo que pensamos es jugar cada partido como una final y que le afición este satisfecha con su equipo y así llegarán los resultados".

A Verón le ha tocado ver jugadores que van y vienen del club, él llegó como refuerzo hace diez años y con entrega, corazón y sobre todo un buen funcionamiento en la defensa central se ganó un papel estelar, con el paso de los años extensiones de contrato y seguramente el retiro vistiendo la playera azul y oro, por ello, el capitán habló de la llegada de los nuevos refuerzos a los que les ve condiciones para ayudar en el resurgimiento de la institución.

"Creo que la directiva hizo un gran esfuerzo para traer grandes jugadores, refuerzos que nos van a ayudar mucho y que van a aportar al equipo, ahora no podemos tener más excusas, especialmente de local no podemos dejar escapar ningún punto. Lo más importante de los refuerzos es que en el caso de Ludueña, Dante y Leandro ya conocen el futbol mexicano y los que llegaron después, Lagos y Sosa, se están adaptando muy rápido al equipo y también nosotros les ayudamos bastante para que sea así y para que puedan aportar al equipo".

Comentó que a Ismael Sosa, Diego Lagos y también a Daniel Ludueña se les ha hecho ver el peso del escudo que defenderán a partir del domingo. "Dante, Leandro y Ludueña conocen qué significa Pumas, que es una institución grande y que siempre pelea por el campeonato. Lagos y Sosa también vinieron con una intención de hacer su propia historia en el futbol mexicano y se están adaptando muy rápido al equipo".Por último, se le cuestionó si con todo esto Pumas está listo para saldar su deuda con la tribuna. "Sí, por supuesto que sí, estamos conscientes y preparados para hacer un buen torneo". Palabra de Verón.

HIGINIO ROBLES