26 de febrero de 2014 / 12:38 a.m.

Un peculiar duelo en un barco en medio del mar fue el que protagonizaron la canadiense Eugénie Bouchard, segunda sembrada del Abierto Mexicano, y el búlgaro Grigor Dimitrov, cuarto de la rama varonil, en pleno puerto de Acapulco.

En una actividad habitual en el certamen, que arranca oficialmente con las actividades y que tiene como objetivo difundir la belleza del lugar, esta vez fueron el europeo y la norteamericana, dos de los favoritos para quedarse con el título, los elegidos para protagonizar el partido.

En punto de las once de la mañana, y a bordo de un helicóptero, ambos tenistas bajaron a un yate que los trasladó directamente a la cancha de 5 por 14 metros instalada en Bahía de Santa Lucía, a una playa conocida como El Morro, de la costera Miguel Alemán.

Antes, Dimitrov y Bouchard habían saludado a quienes estaban cerca del mar con grandes sonrisas, y de inmediato se pusieron a pelotear por espacio de 15 minutos, acompañados por Raúl Zurutza, director del torneo, Javier Braun, director de operaciones de Grupo Pegaso y Javier Aluni, secretario de Turismo de Guerrero.

Al terminar el amistoso encuentro, ninguno de los dos dudó en lanzarse un clavado al mar saltando desde la improvisada pista de tenis para contrarrestar el calor, aunque Dimitrov lo hizo con gran técnica y Bouchard con un poco de temor.

Sin embargo, poco después volvieron al barco y regresaron a sus actividades para preparar su debut esta noche en el Abierto Mexicano. Dimitrov se enfrentará al australiano Marinko Matosevic, mientras que Bouchard se medirá a la israelí Shahar Pe'er.

Tras la actividad, el búlgaro habló sobre la experiencia de disputar un partido en el agua, una aventura más de las que le ha tocado vivir en su primera vez en el Abierto Mexicano.

"Fue muy divertido. Las vistas aéreas fueron espectaculares y la experiencia de jugar en el mar es impresionante, pero a partir de ahora, tenemos que pensar en el torneo de verdad. Tengo muchas ganas de debutar en Acapulco".

JUAN PABLO SÁNCHEZ ÁVILA