12 de mayo de 2013 / 09:44 p.m.

Ciudad de México • Arquitectos mexicanos presentaron al Senado y a diferentes autoridades la posibilidad de construir en el país un Museo para la Paz, con el que se mande un mensaje de repudio a la violencia que dejó más de 80 mil muertos en el sexenio pasado, y que sigue generando pérdida de vidas humanas, sin que familiares de las víctimas hayan estado conformes con el memorial oficial recién inaugurado.

De acuerdo con el autor del proyecto y premio internacional de arquitectura, Francisco Carbajal de la Cruz, la motivación de construir un museo de esta naturaleza es para crear conciencia de que para desarrollarse el país requiere un ambiente de paz.

“"Considero que ante los ya casi 100 mil muertos en este país la patria, para que pueda seguir existiendo, requiere de la paz, entonces yo diría que la patria no es posible si no hay paz. Lo dijo el presidente Barack Obama, que acaba de estar en México, y lo ha declarado el presidente Enrique Peña Nieto, que los programas políticos, económicos y sociales requieren de vivir en paz, entonces si estas condiciones no existen en lo general, siento que el progreso va a ser muy limitado"”.

De acuerdo con el también “"Premio Nacional de Tecnología para Vivienda de Interés Social"”, un museo con estas características permitiría no solo ser un monumento alusivo a la paz, sino crear conciencia al convertirse en un museo donde se desarrolle la obra de quienes han luchado por la paz mundial y ser un espacio interactivo con la sociedad.

Explicó que el proyecto consiste en un monumento autosustentable, a construir en alguna de las ciudades con problemática delincuencial, y que podría situarse inclusive en algún centro turístico donde también haya esta situación de violencia, donde la gente podría acceder al museo en condiciones de total seguridad para encontrar un espacio de paz.

Detalló que el proyecto, presentado ya en el Conaculta, Bellas Artes y en la Presidencia de la República, así como a la Comisión de Cultura del Senado, consiste en una gran paloma de la paz de 40 metros de largo, que contendría salas interactivas alusivas a los movimientos pacifistas que ha habido en el mundo y a los propios programas que desarrollan las autoridades mexicanas, con una cafetería y miradores.

Mientras que por la noche, en sus “"terrazas verdes"” la citada paloma tendría un área digital para simular el vuelo, para que al mismo tiempo sea un espacio para los jóvenes “"y no se vuelva aburrido"”.

Resaltó que, a diferencia del memorial oficial, el monumento impulsado por un grupo de arquitectos mexicanos, encabezados por Miguel Ángel Aragón, sería autosustentable porque se pagaría por un ingreso que permitiría financiar su desarrollo y mantenimiento, a fin de costear las exposiciones itinerantes y expositores internacionales que se pueden invitar.

“"Aquí hay monumentos como el del Bicentenario, que es una columna muy cuestionable, no produce utilidad alguna de la inversión, que se gastaron mil 400 millones de pesos, entonces estas son cosas absurdas que permite el gobierno a costa de la miseria del pueblo de México"”, criticó Carbajal de la Cruz.

Al agregar que México no tiene un monumento alusivo propiamente a la paz, porque el Memorial de la Víctimas se convirtió en un cementerio “"y entonces deja mucho de recordar a las víctimas. Eso más bien fue una medida política del presidente que salió para reconocer con mugrosos 30 millones de pesos, 100 millones de muertos, es decir ahí faltó un contenido, no hay símbolo"”.

ANGÉLICA MERCADO