16 de junio de 2013 / 03:31 p.m.

México • Empresario, periodista y químico farmacéutico, ya en el cine fue fotógrafo, actor, productor, director, argumentista y guionista. Su creatividad dio vida a uno de los personajes más atípicos, míticos y añorados de la cinematografía mexicana: Camelia, interpretada por Stella Inda.

Miguel Ruiz Moncada (1879-1939) fue uno de esos hombres que, fascinados por el cine, se volcó en él, involucrándose a tal grado que desempeñó muchos de los roles que tienen cabida en el proceso productivo de un filme.

En su faceta de guionista y argumentista escribió La mancha de sangre (1937), la que, junto con la concepción artística del pintor y director Adolfo Best Maugard, se plantea la vida de un cabaret en el que las prostitutas no tienen ese halo de víctimas que las perseguiría en la filmografía nacional.

El argumento, escrito por Ruiz —también autor de El prisionero 13 (1933)—, trata sobre un cabaret cuyo nombre da título a la cinta donde trabaja Camelia, una prostituta padroteada por el proxeneta alemán Gastón (H. G. Batemberg). Camelia se enamora de Guillermo, un joven provinciano (José Casal), quien, al no encontrar trabajo, está a punto de involucrarse con la delincuencia.

La cinta estuvo desaparecida por más de 50 años, y ha sido considerada por los especialistas como una de las pocas películas eróticas del cine latinoamericano en los años treinta. El hallazgo de la mayoría de los rollos de La mancha de sangre en 1993 por la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue el pretexto ideal para rescatar la historia de su argumentista, quien hasta entonces era mencionado en los recuentos del cine nacional sin que nadie abundara en su trayectoria.

Para hacerlo fue fundamental abrir el viejo ropero de la abuela, donde se conservaron cartas, fotografías y una serie de documentos que contribuyeron a armar la historia de un hombre visionario. Así se conformó el libro Miguel Ruiz Moncada. El rescate de una historia para la cultura fílmica nacional, escrito por su nieta, María Gloria Reyna Ochoa Ruiz.

El libro será presentado el próximo 20 de junio, a las 18:30 horas, en el aula Manuel González Casanova de la Filmoteca de la UNAM.

Durante los primeros años del cine mudo Miguel Ruiz participó como fotógrafo en diversos documentales relacionados con las actividades del gobierno, lo cual le permitió crear la Compañía Cinematográfica Queretana India. También se dedicó a distribuir películas en el Caribe.

Con la llegada del cine sonoro Ruiz combinó sus actividades periodísticas con el cine: como actor en La Calandria (Fernando de Fuentes, 1933), como fotógrafo en diversas producciones comerciales y gubernamentales, y como guionista en El prisionero 13 —por la que Ruiz recibió el premio que el periódico El cine gráfico otorgó al Mejor Argumento en 1934— y La mancha de sangre.

La publicación forma parte del Programa de Becas de la Dirección de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del Consejo y el Fondo nacionales para la Cultura y las Artes, con el apoyo y asesoría de Francisco Peredo Castro, del Centro de Estudios en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

El libro cuenta con más de 60 fotografías y un dvd que incluye fragmentos de las películas mencionadas y algunos otros recursos que permiten conocer la obra de una figura generalmente olvidada de nuestra cinematografía.

VERÓNICA DÍAZ