EDGAR GONZÁLEZ
12 de marzo de 2014 / 10:43 p.m.

Envueltos en una crisis deportiva y financiera, los Camoteros del Puebla concluyen su participación dentro de la fase regular de la Copa MX, donde la noche de este jueves en punto de las 19:00 horas en la cancha del estadio Cuauhtémoc, recibirán la visita de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en lo que será un ensayo del duelo que el próximo domingo sostendrán pero en la Liga MX.

Choque al que los de blanco y azul llegan luego de un inicio de semana complicado, donde de inicio la polémica se centró en la permanencia del técnico argentino, Rubén Omar Romano, que tras una serie de rumores, finalmente fue ratificado por la dirigencia para lo que resta de la temporada.

Sin embargo, cuando todo apuntaba a que los problemas extra cancha habían llegado a su fin, los jugadores del plantel destaparon la cloaca, al dar a conocer a la opinión pública, que contrario a lo dicho por la directiva, se les adeudan tres meses de salario, además de algunos premios, con lo que el ambiente terminó de enrarecerse.

Aunado a ello, la situación en lo deportivo tampoco es como para alegrarse, pues en lo que al certamen de Copa se refiere, los de blanco y azul arriban a casa luego de ser humillados con una histórica goleada en contra a manos de los felinos norteños, que en la ida, se dieron vuelo a costa de los errores poblanos para maniatarlos al son de 8 por 0.

Con dicho resultado, las posibilidades de avanzar en forma directa para los de la Angelópolis se fueron completamente por la borda, por lo que sólo resta finalizar en forma digna, para entonces encausar todos sus esfuerzos a la lucha dentro de la quema porcentual que los aqueja y que cada vez luce más complicada.

En números, Tigres se presenta como el líder del sector con 15 unidades, que le garantizan su acceso a la lucha por la corona en la contienda, mientras que los del Puebla llegan con un saldo de 8 puntos, que sentencian su eliminación, por lo que de nueva cuenta deberán ver las finales en casa.