2 de marzo de 2014 / 08:26 p.m.

Cuatro meses y días después, el Puebla de La Franja volvió a ganar en la cancha del Cuauhtémoc, para acumular así su segunda victoria de la campaña, pero la primera en casa en lo que va del Clausura 2014, ello al dar cuenta por la mínima diferencia de 1-0 sobre los Gallos Blancos del Querétaro.

Aduana plasmada de tintes dramáticos para los Camoteros, que desde los primeros minutos se vieron agobiados por los embates de los emplumados, que de no ser por Jorge Villalpando, habrían inclinado la balanza en el arranque luego de que William Da Silva y Diego Javier de la Torre a nada estuvieron de concretar en el marco poblano.

Sin embargo, Puebla tuvo una ligera reacción durante los minutos siguientes, poco antes de la primera media hora de partido, donde lograron inquietar con arribos de Carlos Sánchez, Luis Miguel Noriega y el brasileño, Maicon dos Santos, que tuvo una discreta actuación en la que dejó de manifiesto que aún requiere de tiempo para estar al cien con los de la Angelópolis.

La más clara en la primera parte fue de los visitantes, que al 36, a nada estuvieron de festejar la diana, sin embargo en un doble remate de William Da Silva, Villalpando y Michael Orozco salvaron, incluso con el despeje sobre la línea de meta, con lo que la afición blanquiazul respiró al ver que su cabaña se mantenía intacta.

Un minuto después, al 37, los problemas comenzaron para los pupilos de Rubén Omar Romano, pues justo cuando en una mala caída, Carlos Guzmán, debió abandonar por lesión, lo que obligó al ingreso de Da Marcus Beasley, quien sin saberlo, se convertiría en el héroe para la causa local.

El daño continuó para los de La Franja, cuando al 42, Matías Alustiza debió ser sustituido por un tirón en el muslo derecho, lo que orilló al ingreso de Alan Zamora, que poco rindió en el campo, pero Querétaro no sacó provecho de ello, a pesar de que por momentos dominó a placer el cotejo.

Con el 0 por 0 al iniciar la parte inicial, la presión sobre los protagonistas generó un duelo trabado, en el que un solo error definió la honra para los del Puebla, que al 52, en un servicio por derecha cortesía de Carlos Sánchez, culminaron la obra con el testarazo de DaMarcus Beasley que así sentenció el 1 a 0 que prevaleció hasta el final.

A partir de dicho instante, los angelopolitanos adquirieron confianza y buscaron incrementar la ventaja, sin embargo la necesidad de Gallos impidió que ello sucediera, y por el contrario, complicó el camino para el rival, que comenzó a ser presa de los nervios y de la poca precisión, lo que para su buena fortuna no quedó reflejado en el marcador.

Muestra de ello, es lo que al 74 en el reloj padeció el propio Villalpando, cuando un globo lejano de Yasser Corona, lo puso en predicamentos, luego de que el poste le ayudó a evitar la debacle, en lo que era un triunfo cantado, pues si bien Puebla se quedó con diez en la reposición con la doble amonestación de Alan Zamora, las cifras se mantuvieron sin movimiento para decretar la victoria en honor a La Franja con el 1 por 0.

EDGAR GONZÁLEZ