25 de abril de 2013 / 01:43 p.m.

San Pedro Garza García • Tadao Ando, el reconocido arquitecto japonés, definió el Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño (CRGS) con una sola palabra: inspiración.

Inspiración para el estudiante de la Universidad de Monterrey —“"que el estudiante que entre por esta Puerta de la creación se inspire a ser el mejor del mundo"”—, para el equipo de construcción que levantó el proyecto durante tres años, para el carpintero que le dirá a su hijo que él participó en el proyecto, y también para el propio Ando.

“Cuando me propusieron el proyecto pensé en hacer un propuesta tan atrevida que, a lo mejor, se iban a desanimar. Así inició el proyecto”, refirió el artista.

Si bien desde hace poco más de un mes ha estado recibiendo a los estudiantes, el CRGS fue formalmente inaugurado anoche con la presencia de autoridades universitarias y de los gobiernos federal y estatal, así como de la iniciativa privada.

Horas antes, Ando —Premio Pritzker 1995— ofreció una conferencia de prensa en una de las ágoras con las que cuenta el edificio. Ahí, ante una corriente de aire helado proveniente de La Huasteca, Ando habló sobre los retos enfrentados al construir el primer edificio bajo su firma en América Latina.

“"Desde el inicio del proyecto pensé en que se pudieran emitir mensajes desde Monterrey hacia todo el mundo2”, afirmó el creador nipón.

Aunque parece una gran caja de concreto, el CRGS tiene diversos elementos que lo hacen único. El principal es la gran vela de 77 metros de largo.

Hecha pieza por pieza, la vela se convierte en la gran Puerta de la creación —título con el que bautizó Ando al inmueble—, por donde ingresarán los estudiantes de diversas carreras relacionadas con la arquitectura, el diseño y el arte.

El primer gran reto, manifestó el arquitecto japonés, radicó en el presupuesto de 45 millones de dólares que se requirió:“"Pensé que se iban a desanimar cuando se elevó el presupuesto, pero doña Márgara (Garza Sada de Fernández) —quien impulsó el proyecto— dijo que siguiéramos. En todo el mundo se desaniman, pero los mexicanos no son así"”.

QUE DURE 100 AÑOS

A los estudiantes, Ando les dijo que valoren el esfuerzo hecho para la construcción del CRGS: “"Quiero que cuando lo vean piensen que si nosotros pudimos hacer algo imposible, ellos también pueden."”

Durante el periodo de construcción, a cada albañil y carpintero participante en la obra se le regaló un libro sobre las diversas obras de Tadao Ando. Ellos tenían que conocer lo que iban a construir. Ahora sus nombres aparecen en una placa junto con los impulsores del centro, de las autoridades universitarias y del propio Tadao Ando.

“"La arquitectura es una disciplina en la que se trabaja en conjunto. Si se fijan, mi nombre aparece con el mismo tamaño de letra que el de un carpintero o el de un albañil, porque todos trabajamos con el mismo objetivo. Yo quiero que el albañil traiga a su hijo y le diga: ‘Mira, yo hice este edificio’”.

Con más de 100 metros de largo y 30 de alto, el CRGS ofrece 13 mil 115 metros cuadrados que, además de contar con aulas, laboratorios y espacios de esparcimiento, destina pequeñas salas para exhibición de exposiciones. Una estará dedicada a exhibir la historia del CRGS, así como la obra de Tadao Ando, la que será enviada desde el propio despacho del arquitecto japonés.

Si bien dijo que aún no hay otra oferta en México para construir otro edificio, Ando deseó un buen futuro a Monterrey y a su centro: “Todos debemos cuidar este edificio: quiero que dure 100 años”.

Centro de alfabetización estética

Con una banda sonora espectacular, el video maping realizado sobre el Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño prácticamente cobró vida.

Gracias a la composición sinfónica de Arturo Rodríguez y el proyecto visual de Alberto Marcos y Carlos Morales, de la casa productora Ëskua, La puerta de la creación se abrió para ofrecer un mensaje lleno de vida, donde las grandes ideas de la humanidad han partido siempre de la creatividad y la inspiración.

La ceremonia de inauguración fue presidida por Márgara Garza Sada de Fernández, impulsora del proyecto, así como por Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública; Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León; Álvaro Fernández Garza, director general de Alfa, y por supuesto, el arquitecto Tadao Ando.

El artista japonés habló sobre los retos de construir La puerta de la creación : “"Con los grandes referentes en la arquitectura mexicana, como Luis Barragán y Félix Candela, yo me pregunto si realmente podía estar a su nivel por lo difícil de La Puerta"”.

Antes de inaugurar la placa conmemorativa del acto, Emilio Chuayffet rindió un homenaje al empresario regiomontano Roberto Garza Sada, a quien reconoció como un impulsor de la educación en el estado.

Sobre el nuevo centro, dijo: “"Estamos ante un centro de alfabetización estética para el país"”.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS