12 de noviembre de 2014 / 03:35 a.m.

A casi siete meses de no ganar en casa y ahora con la posibilidad de entrar a la liguilla, el mediocampista de Pumas, Daniel Ludueña, advirtió que el próximo partido ante Monterrey tratarán de ganarlo sin importar la forma en que lo hagan.

"No hemos conseguido victoria en casa y estamos conscientes de eso, sabemos que si queremos estar adentro tenemos que ganar el domingo en casa; no sé cómo, pero vamos a tener que ganar, tenemos 15 días para trabajarlo bien".

En rueda de prensa en la cancha dos de Ciudad Universitaria, dijo que lo importante ahora es buscar entrar a la liguilla como sea y sin pensar en qué rival les pudiera tocar en caso de hacerlo, pero quieren estar entre los ocho mejores y es un sueño que esperan ver cumplido.

"Sabemos lo que nos jugamos y las ganas de todos de estar adentro, si bien no depende de nosotros, queremos estar ahí adentro como sea; no nos fijamos qué rival nos toca de arriba, no nada más queremos estar entre los ocho, ojalá Dios quiera terminemos lo más adelante posible, el sueño de nosotros es estar adentro", expuso.

Por lo pronto, destacó que el duelo contra Rayados de Monterey en la última fecha del campeonato lo enfrentarán como una final, más allá de que para ese día ya estén enterados de otros resultados que les den o de plano les quite posibilidades de calificar.

"Nos jugamos una final más allá de que el sábado en la noche sabemos cómo se dan los resultados, dependiendo de eso sabemos que tenemos una deuda en casa, con nuestra gente, con nosotros mismos. Dios quiera que sean a favor para entregarnos el domingo al máximo".

Respecto de la jugada del argentino Ismael Sosa en la que sigue en juego un balón que abandonó la cancha y que valió para el 1-0 de Pumas ante Cruz Azul, dijo que no lo hizo de mala fe y que solo continuó con la jugada por el instinto de hacer las cosas bien.

"Es una jugada muy rápida, es un choque como sale la pelota y sigues la jugada por el instinto que tienes de querer hacer bien las cosas, creo que hoy en día no hay nadie que quiera hacer daño u obre de mala fe; son errores que le pueden pasar a cualquiera", dijo.

NOTIMEX