2 de mayo de 2014 / 03:29 a.m.

Darío Carreño había adelantado a los tuzos, pero Javier Cortés empató en el último suspiro del partido con lo que los universitarios tienen ventaja por el gol de visitante.

 

Pachuca y Pumas continuaron con el buen tono que ha marcado el inicio de la Liguilla. Tuzos y universitarios ofrecieron un partido de buen nivel, que acabó con empate a un gol, gracias a la fe que mantuvo Universidad hasta el final del partido. Las emociones no faltaron. Con errores en ambas ofensivas y un marcador con ventaja para los visitantes que deberán mantenerla en CU, pero que también tiene su dosis de peligro para el cuadro universitario, pues los Tuzos saldrán a matar o morir.

El juego tuvo un buen arranque, con dominio alterno, en la Liguilla los dos equipos se alejan de la monotonía. A ratos tenía mejor presencia Pachuca y en otros momentos era Pumas el que mejor se paraba en el campo. Los Tuzos buscaron imprimir un poco más de velocidad y Universidad respondía con un buen acompañamiento.

Los primeros avisos fueron de parte de Pumas, un equipo que avisó que no encerraría, que haría lo posible por defender bien y buscar el arco de Óscar Pérez, tuvo un par de avisos que se fueron desviados, una declaración de intenciones que encontró respuesta inmediata con los locales con Enner Valencia disparando sin mucha fuerza.

Mientras, Pachuca trató de asumir el peso del juego, consciente de que en casa debía sacar una buena renta. Los Tuzos tuvieron sus ocasiones, pero fueron incapaces de concretarlas, sobre todo cuando los despistes de la defensa universitaria les dejaba en buena posición para buscar abrir el marcador.

Cuando el partido volvía a entrar en buen ritmo se iba de un área a la otra, aunque ambos equipos estuvieron acompañados de la imprecisión. Primero, al 21', Hirving Lozano entró por la banda izquierda, el mediocampista se paró en el área y tiró con la derecha, pero Alejandro Palacios respondió con un buen manotazo para conservar intacta su portería.

Las sensaciones de peligro de los Tuzos se trabajan a partir de Darío Carreño, un tipo que ejercía de poste y esa función ayudaba a que sus compañeros descargaran la pelota con él para darle flujo al juego ofensivo, o bien para tirar a gol, aunque en ningún caso la pelota acababa donde deseaban.

Pumas conservó el equilibrio, el equipo no se descomponía, y fue capaz de elaborar la mejor jugada del partido. En medio campo, Cortés y Cabrera se acompañaron, David abrió a la banda para Sosa, quien centró a media altura, en el centro del área apareció Dante López, el paraguayo se tiró para rematar con la cabeza, pero el guaraní se la perdió y echó la pelota por encima del travesaño.

El partido bajó de decibeles y en un despiste de la defensiva universitaria, Pachuca tuvo la ocasión más clara. Al minuto 36 Luis Fuentes trabó a Darío Carreño en el área, el árbitro Fabricio Morales no dudó en marcar penal. Enner Valencia, el campeón de goleo y la referencia de los Tuzos en ataque, golpeó la pelota con fuerza, pero la mandó por encima de travesaño. Universidad, que no había jugado mal, pero que tampoco había generado mucho, seguía con vida en el juego.

Para el complemento, hubo momentos en los que se ambos equipos se encendían, que se buscaban la cara. José Luis Trejo movió su banquillo para hacer un equipo, en principio, más agresivo. Entraron Ludueña y Lagos para tratar de marcar un gol que le diera más seguridad a Universidad. Tuvo su jugada Pumas, cuando Lagos centró por izquierda, Dante la bajó para Ludueña, el Hachita disparó raso con la derecha y la pelota se fue mordiendo el poste al minuto 70.

Un minuto después respondieron los Tuzos, y del posible gol de Pumas se pasó al gol de Pachuca. Enner Valencia recibió un pase filtrado, se enfiló al área y disparó; Alejandro Palacios tapó el tiro. Sin embargo, el rechace salió al centro del área, sin que ningún defensor pudiera alejar el balón y Darío Carreño, uno de los mejores jugadores de los Tuzos, tuvo su premio y empujó la pelota para darle la ventaja su equipo al 71'.

Pumas tenía que ir a buscar un gol para meterse en el juego y en la eliminatoria. Estuvo cerca en una jugada en la que Cortés retrasó para Ludueña, quien dejó pasar la bola para que Romagnoli disparara, pero el balón se fue a las gradas. José Luis Trejo mandó a la cancha a Nieto, fue una de las versiones más ofensivas de Pumas en la campaña, pero Pachuca resistió de buena manera el empuje universitario, que se salvó de recibir el segundo cuando Cortés sacó un balón sobre la raya y después, en el tiempo agregado, Velarde falló un doble remate a la portería de Óscar Pérez.

Sin embargo, en la última acción del juego y cuando todo parecía perdido, Lagos apareció por izquierda, la pelota le quedó a Ludueña, el Hachita la dejó para Cortés, quien sacó un fuerte tiro con la pierna derecha que dejó parado al Conejo Pérez. El primer gol de Javier en el actual torneo tuvo un alto premio para Universidad.

Para el juego de vuelta Pumas debe mantener el empate a cero, a uno, o bien ganar. Pero también cuidar la retaguardia, la consigna es encontrar la puntería que no han tenido fina desde la lesión de Martín Bravo. El examen está sobre la mesa, a la espera de ser resuelto y saber la calificación.

La asistencia fue de 25 mil aficionados

HIGINIO ROBLES