29 de junio de 2014 / 06:06 p.m.

México se quedó a tres minutos de hacer historia en las Copas del Mundo, al perder 2-1 ante Holanda, con dos goles en los minutos finales y no poder llegar al quinto partido tan anhelado.

El Tri ganaba 1-0 hasta el 87', con gol de Giovanni Dos Santos, parecía manejar la situación, pero en un rebote defensivo Wesley Snijder empató a uno y en un penal inventado por el árbitro portugués Pedro Proenca al 92', Klaas Huntelaar hizo el 2-1 que le dio a Holanda su pase a Cuartos de Final.

A pesar de quedar en la misma fase de los Mundiales anteriores, hay que reconocer que el Tri de Miguel Herrera hizo mucho más de lo esperado, tras una pésima eliminatoria, cuatro diferentes técnicos y una baja expectativa previa a la Copa del Mundo.Desde temprano, Fortaleza se convirtió en una auténtica "vaporera", el calor y la humedad eran insoportables y esto tendría que pegar en la cancha a los jugadores, más a los holandeses, en general.

Horas antes del partido el ambiente se tornó mexicano, las calles aledañas se vistieron de verde, blanco y rojo, quizá con "manchitas" naranjas, pero la gran mayoría eran aztecas, por lo que el grito de "¡Somos locales otra vez!" inundó el Castelao.La ceremonia de los himnos fue impactante, al unísono los miles de paisanos y los jugadores entonando el mexicano, haciendo que la piel se enchinara de la emoción.

Con más de 30 grados y un sol aplomo, el partido inició con México teniendo el balón, buscando ir al frente, mientras Holanda esperaba, fiel a su estilo de buscar robar y lanzar trazos en largo a Robben y Van Persie.

Incluso en los primeros 5 minutos, ya Miguel Layún había disparado en dos ocasiones de media distancia, sin mucho peligro, pero lo importante era terminar las jugadas y no darle oportunidad a los "Tulipanes" de tener el esférico en un contragolpe.Los gritos de "¡eeehhhh Puto!" inundaron las tribunas, el Tri bien parado no daba oportunidad a los europeos, con un Carlos Salcido, en lugar del "Gallito" Vázquez suspendido, con gran ubicación y tiempista.

Holanda tuvo que hacer un cambio apenas a los 8', cuando salió Nigel de Jong e ingresó en su lugar Bruno Martins. A pesar de la modificación, Van Gaal no rompió sus dos líneas de 4, mostrando mucho respeto al conjunto Tricolor.

México abría la cancha por ambos costados, llegando a línea de fondo con Aguilar y Layún, pero no encontraba todavía quien rematara los centros, pues ni Oribe Peralta ni Giovanni Dos Santos llegaban a tiempo.

La "Naranja Mecánica" apostaba por un latigazo a sus delanteros, no arriesgaba, sobre todo porque no querían meter el acelerador a fondo pensando en la alta temperatura y la humedad. Mientras no se vieran abajo en el marcador, estaban cómodos.Al 17', llegó la primera clara del Tri. Un centro de Layún que bajó bien Dos Santos, la cedió a Peralta, que no se decidió de primera, se quitó a un rival y disparó de izquierda apenas desviado del arco de Cillessen.

La tensión era fuerte, mientras desde la tribuna el "Cielito Lindo" se escuchaba en todo lo alto. Al 22', otro aviso azteca, con un disparo de larga distancia de Salcido que el arquero europeo mandó a tiro de esquina.

Fue hasta el 29', cuando Holanda se hizo presente de forma ofensiva, con un trazo largo a Van Persia, que no pudo controlar dentro del área correctamente y su disparo salió muy por encima del arco de Memo Ochoa, que hasta entonces era un espectador más en el Castelao.

El calor no daba tregua y al 31' el silbante portugués Pedro Proenca paró el partido para que los 22 jugadores se hidrataran. Era claro que los holandeses eran los afectados, pero hasta en este momento, México no había aprovechado para irse arriba en el marcador.

Los del "Piojo" seguían siendo mejores, incluso por momentos sin la pelota mandaban en la cancha. Y al 42' se tuvo otra opción en un balón filtrado por derecha a Gio que disparó abajo y el arquero rechazo providencialmente con el pie.

La única que se le presentó a los holandeses vino en un error en la salida mexicana, al 45', cedieron rápido a Robben, pero Rafa Márquez llegó a incomodar, junto a Moreno, y evitaron el gol naranja, en una jugada que reclamaron penal y además quedó lesionado el central azteca.

Miguel Herrera mandó a Diego reyes por Moreno, que no se recuperó en el entretiempo. Había que seguir igual en defensa, pero tener mayor atingencia en el ataque y no descuidarse en la defensa.

Quedaban 45 minutos para romper con todos los fantasmas de los Mundiales pasados, con el estigma de no alcanzar el quinto partido, para lograr cambiar la historia de decepciones del futbol mexicano.

Y vaya que al arranque del complemento llegó el momento de gritar con todo el gol mexicano que nos acercaba al objetivo, en un trallazo de Giovanni Dos Santos que se metió en el ángulo inferior izquierdo de Cillessen, para el 1-0 al 48', que se gritó en todo México.La algarabía de los más de 15 mil mexicanos no cesaba en la tribuna del Castelao, era momento de tener calma, de aguantar las embestidas holandesas y buscar matarlos en el contragolpe, pero sin echarse tan atrás en su zona del campo.

Al 55', Peralta sacó tiro de fuera del área y obligó al portero a volar para evitar el 2-0. Holanda estaba golpeada y Van Gaal tuvo que arriesgar mandando a Memphis Depay, un delantero por un mediocampista.

Y si al frente hubo un golazo, arás de nuevo apareció la figura de Guillermo Ochoa al desviar un remate den el área chica de Blind en tiro de esquina, evitando el empate al 57'.

El "Piojo" al 60' hizo su segundo movimiento, sacó al autor del gol, Dos Santos, y mandó a Javier Aquino, buscando aprovechar los espacios largos para el contragolpe.

La presión holandesa cada vez era más fuerte, mientras México no tenía el balón, lo que hacía que el momento fuera tenso y de mucho nerviosismo en el estadio y en todo el país., más cuando Paul Aguilar fue amonestado por faltas repetitivas.

Pasaban los minutos y el Tri no podía quitarse de encima a Holanda, se cedían muchos tiros de esquina, y sólo Héctor Herrera mostraba claridad a la hora de tener el esférico.

Al 74' otra vez Ochoa se puso el traje de héroe al evitar el empate a un disparo de Robben. Era el momento que el "Piojo" mandara al "Chicharito" por Peralta y buscar tener más preocupados a los zagueros tulipanes.

Van Gaal contestó enviando a Klaas Huntelar por Van Persie, en una clara señal de que empezaría a mandar balonazos al área. Llegó la pausa de la hidratación y con ello un respiro para el Tricolor, pues el ritmo holandés se detenía.

El reloj seguía su curso, a México se le hacían eternos los minutos y a Holanda un suspiro. Atrás estaban quedando los "Ratones Verdes" del 78, los penales del 94', la irresponsabilidad del 2002, el jugar como nunca y perder como siempre del 2006, y los "osos" del 2010.De pronto, a tres del final, apareció de nuevo ese fantasma. En un tiro de esquina, Wesley Snijder aprovechó un rebote de la zaga en un tiro de esquina para clavar el 1-1, que cayó como un balde de agua.

La debacle apareció de nuevo a los 92', con la "mano negra" del arbitraje y el portugués marcó penal sobre Robben por falta inexistente de Márquez. Huntelaar vino a cobrar y marcó el 2-1 definitivo para una Holanda que no merecía la victoria.

Así, México no pudo con los fantasmas, pero deja en claro que si se mantiene un proceso de la mano de Miguel Herrera, hay tiempo suficiente para que en Rusia 2018 por fin se pueda matar esos demonios.

ROBERTO FLORES