4 de agosto de 2013 / 05:22 p.m.

Ciudad de México  • Los investigadores Miho Nagasawa, Emi Kawai, Kazutaka Mogi y Takefumi Kikusui, del Departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad de Azabu, en Japón, publicaron los resultados de un experimento que demostró que cuando un can ve a su dueño levanta la ceja izquierda.

El documento titulado “Perros muestran lateralización facial izquierda cuando se reúnen con sus dueños” fue publicado en el número 98 de la revista ‘Behavioural Processes’.

Los científicos querían descubrir si la lateralidad observada en las respuestas de los animales era específica a los estímulos sociales positivos (es decir, el dueño) o una respuesta general a los estímulos positivos no sociales (por ejemplo, juguetes).

El estudio consistió en mostrar a 12 canes de diferentes razas durante 800 milisegundos cuatro estímulos: su dueño, una persona desconocida, un juguete amado y un objeto temido, en este caso un cortaúñas.

Para ello cada perro fue llevado a una habitación con una ventanilla con cortina, cuando la cortina se corría el perro podía ver el estímulo y sus expresiones faciales fueron capturadas con cámaras de video de alta velocidad.

Los científicos marcaron las caras de los perros con cinta azul para señalar sus tics faciales y descubrieron que las expresiones cambiaron en respuesta a lo que veían. Cuando se trataba de una persona desconocida alzaron las cejas y bajaron la oreja izquierda, como señal de advertencia.

Si la persona era su dueño, elevaban un poco más su ceja izquierda y bajaban ambas orejas, como se puede observar en el video que acompaña la investigación y fue publicado por la ‘Science Magazine’ en línea.

Los dueños fueron instruidos para no mostrar emociones frente al perro y procurar que la reacción del perro fuera lo más neutral posible y no condicionada por alguna señal aprendida previamente.

En el caso de los objetos, cuando se trató de juguetes amados no hubo ninguna respuesta, sin embargo, el temido cortaúñas provocó que contrajeran la oreja derecha, algo que los científicos interpretaron como un signo de una respuesta aprendida; las cuales son controladas por el lado izquierdo del cerebro.

Los investigadores reconocieron que algunos resultados son desconcertantes, pues investigaciones previas sostenían la hipótesis de que los estímulos a emociones positivas se demuestran con el lado derecho de la cara.

Entonces, ¿qué hace que los canes levanten la ceja izquierda al ver a sus dueños? Los investigadores concluyeron que podría tratarse de una mezcla de emociones: si bien, observar a sus dueños los hacía felices, la ventanilla les impedía acercarse a ellos y esa falta de contacto los entristeció.

Esto se debe a que los canes son la especie con mayor relación con los seres humanos y son capaces de expresar fuertes emociones sociales, como el apego a sus dueños o la ansiedad por separación.

Así, los investigadores japoneses concluyeron que estos resultados sugieren que los perros muestran lateralidad facial en respuesta a los estímulos emocionales, de manera específica a los estímulos sociales, lo que probablemente refleja el apego del perro hacia su dueño.

— CATALINA DÍAZ/@CATHYDIAZ2