REDACCIÓN
30 de septiembre de 2014 / 03:42 p.m.

Los Raiders de Oakland despidieron ayer a Dennis Allen como su entrenador en jefe, pero hoy se ha filtrado que el cese no se dio en una oficina o cara a cara con el dueño del equipo, sino por teléfono.

Sí, varios portales de información en los Estados Unidos señalan hoy que Mark Davis, dueño de los "Malosos" e hijo del legendario Al Davis, llamó por teléfono a Allen y le dijo que no seguiría más como el responsable del equipo.

La medida fue tomada después de la humillante derrota de los Raiders en Londres contra los Delfines de Miami.

De hecho, el portal Sbnation.com publicó una supuesta imagen del mensaje de texto que le mando Davis a Allen el día de ayer para despedirlo.